PSC, PP, Podemos y NC impiden retrasos en la reforma electoral

23/06/2018

Los partidos defensores de un nuevo sistema niegan que ampliar la horquilla del número de escaños sea una modificación sustancial como dice CC y le advierten que perdería en la Cámara

El Partido Socialista Canario (PSC), Partido Popular (PP), Podemos y Nueva Canarias (NC) volvieron a cerrar filas ayer ante la posibilidad de que Coalición Canaria (CC) maniobre para retrasar la entrada en vigor de la reforma del Estatuto de Autonomía que contiene la del sistema electoral, con la idea de que ésta no pueda aplicarse en las elecciones autonómicas y municipales previstas para 2019.

Los promotores de la reforma electoral negaron que ampliar la horquilla del número de diputados de 70 a 75 pudiera ser considerado una modificación sustancial, como sostuvo inicialmente la diputada nacional de CC, Ana Oramas, aunque más tarde matizó su pronunciamiento.

Sin embargo, esta posibilidad ha sido barruntada por dirigentes nacionalistas, como el portavoz del grupo parlamentario de CC en Canarias, contrarios a la propuesta de reforma acordada por PSC, PP, Podemos y NC en el Parlamento de Canarias. Conseguir la consideración de modificación sustancial supondría que el texto de la reforma estatutaria tendría que pasar del Congreso de los Diputados, donde está ahora, al Parlamento para que éste votara su aceptación o no. En consecuencia, la aprobación se retrasaría y por lo tanto, la reforma electoral volvería a quedar pendiente para otra convocatoria electoral.

«No sorprende en absoluto la reacción de CC», comentó la portavoz socialista, Dolores Corujo. «Los nacionalistas se han vuelto a quedar solos dentro de la imparable reforma electoral», declaró para añadir que ésta «saldrá adelante y votaremos en 2019 con el nuevo sistema».

El diputado del PP que participó en los preliminares internos de su partido, Miguel Jorge Blanco, consideró «razonable» la horquilla acordada en la Ponencia del Congreso. «Lo que parece -comentó- es que Ana Oramas o Coalición Canaria confunden su posición con la voluntad del Parlamento, y no es lo mismo».

Jorge Blanco señaló a los nacionalistas que «chocarán con un no rotundo del Parlamento» si se devuelve la reforma estatutaria a Canarias.

Incluso la portavoz de Podemos que, discrepó del aumento de la horquilla, rechazó que fuera una modificación sustancial. «No pueden plantearla -explicó- porque ya se contempló en 2006. Yo creo que CC se quiere guardar un as en la manga», especuló. De todos modos, advirtió que «si hubiera que votar en el Parlamento, CC volvería a perder».

El diputado de NC, Luis Campos, afirmó que «hubiera sido una tremenda irresponsabilidad dejar el máximo en 70 cuando el acuerdo alcanzado por la mayoría del Parlamento prevé el aumento a 70. No se hubiera dejado margen a futuras ampliaciones».

Campos dijo que las declaraciones de Oramas «no fueron convenientemente meditadas». Afirmó que «sería impensable que por esto fueran a retrasar un Estatuto de Autonomía que incluye avances importantes en el autogobierno».