La «persona más humana» de la Cámara

22/07/2018

El grupo Socialista dice adiós a 32 años de servicio incansable de Chelo Criado, mano derecha de portavoces y secretarios generales del partido, compañera muy apreciada por el personal del Parlamento y por periodistas

Chelo Criado, anónima para la gente que pasa por fuera de la verja del Parlamento pero «alma» del grupo Socialista, «mano derecha» de portavoces y secretarios generales y la «persona más humana» para los periodistas que cubren con frecuencia la actividad de la Cámara. Después de 32 años de trabajo incansable, se jubila.

El primer secretario de Organización del Partido Socialista Canario (PSC) y miembro del primer Gobierno autonómico, Juan Alberto Martín, fue quien fichó a Criado para que empezara a ejercer de secretaria del grupo parlamentario.

«Era la que mandaba, más que los portavoces», asegura la exdiputada Tere Morales, «pero lo hacía con auctoritas y no con potestas», puntualiza el expresidente del Gobierno, Jerónimo Saavedra. «Cuando llegaban los diputados nuevos, al empezar la legislatura, ella era la madre superiora, les daba las pautas que necesitaban para iniciarse en la actividad parlamentaria», precisa el exportavoz, Francisco Hernández Spínola; «ha sido muy valorada por todos», añade. La diputada Lola Padrón cree que «utiliza su fuerte carácter como escudo protector frente a determinadas situaciones y personas complicadas».

Se pregunte a quien se pregunte, todos coinciden en la calidad personal que infunde a su trabajo. Es justo eso lo que para el exsecretario general del PSC, Augusto Brito, la define, «el cuidado por las personas de las que se rodea». «Valoro las buenas relaciones que establece con prácticamente todo el mundo», reconoce Spínola que manifiesta su «enorme gratitud» a nivel personal.

«Ha sido una de las mejores compañeras del partido», afirma Saavedra. El exsecretario de Organización, Manolo Armas, resalta su «permanente preocupación por los demás». Recuerda que en los días señalados (Navidades, San Valentín...) «siempre tiene un detalle con quienes la rodean».

Pero el exdiputado y presidente del Consejo Económico y Social, Blas Trujillo, comparte con Spínola que «Chelo trasciende al grupo Socialista. Es toda una institución en el Parlamento».

Muchos periodistas, no muy dados a los agradecimientos, dan fe de ello. «Muchísimas gracias por esa sonrisa con la siempre nos has abierto las puertas», reconocen unos; «¿y quién nos va a llamar personas humanas a partir de ahora?», guiñan otros. «Gracias por tener siempre una sonrisa, ayudarme en mis comienzos, guiarme en ese Parlamento en el que siempre me perdía y especialmente, por tus caramelos» con los que hacía más digeribles las ruedas de prensa.

Ese buen humor del que también todo el mundo habla no ha sido incompatible con la dedicación plena al trabajo encomendado, ni tampoco con las críticas que ha hecho, en muchas ocasiones, con dureza.

Blas Trujillo agradece de modo particular su «lealtad. Si te tiene que poner verde, te lo dirá directamente a ti. Creo que por eso, entre otras muchas cosas, se ha ganado el respeto y el cariño en el partido», reflexiona. «Ha sido la mano derecha de los responsables tanto en el Parlamento como en el partido -asegura Jerónimo Saavedra-. Si te tenía que llamar la atención por algo, lo hacía con máxima lealtad; a veces le hacíamos caso».

«Cuando había que echar horas al trabajo, lo hacía y de buena gana», resalta Hernández Spínola. Sin embargo, la pasión de Chelo Criado son sus hijas. Así lo resalta Lola Padrón que la considera una «madre coraje. «Nunca la he visto rendirse ante situaciones adversas, ni permitirse debilidades -asegura-. Lo único que la hace temblar es su familia».

«No imagino el grupo sin ella» confiesan muchos de los diputados. Para los demás, el Parlamento se queda desde hoy más vacío.