El Parlamento abre en enero para acabar con los temas pendientes

09/01/2019

Los diputados tendrán que acudir a dos plenos fuera de calendario, así como a ponencias y comisiones, para intentar descargar la agenda que la presidenta califica de «intensísima»

La recta final de esta legislatura se presenta con una agenda más cargada que en otras ocasiones. El aumento en el número de grupos parlamentarios se ha traducido en un mayor número de iniciativas que pugnan por salir adelante antes de que en abril se cierre el telón. Eso, unido a que el trámite presupuestario se antepone a cualquier otro tema que esté en camino, ha obligado a mantener las puertas abiertas en enero, aunque éste es un mes reglamentariamente inhábil.

Así, nada más acabar las fiestas navideñas, la presidenta llevó a cabo ayer la primera reunión de la Mesa y Junta de Portavoces. En ellas, se ordenó la «intensísima» actividad que tendrá lugar en la Cámara, tal y como definió Carolina Darias.

De hecho, este mes habrá dos plenos fuera de calendario. En el primero, previsto para la semana próxima, destaca la comparecencia del presidente del Gobierno, Fernando Clavijo. Se trata de una solicitud que ha presentado el propio jefe del Ejecutivo con el objetivo de llevar al Parlamento la denuncia sobre los incumplimientos por parte del Gobierno del Estado sobre los convenios, indicó Darias.

Igualmente, se debatirán tres iniciativas legislativas. Una presentada por el Cabildo Insular de Fuerteventura relacionada con la Ley de Grandes Ciudades, la otra instada por el grupo de Nueva Canarias (NC) sobre la implantación de la tasa turística y la tercera, la proposición de ley del deporte. Ésta última está a expensas de que la comisión respectiva apruebe el dictamen de la ponencia, puntualizó la presidenta de la Cámara.

Pero antes de esa sesión plenaria, hay previsto el desarrollo de hasta cuatro comisiones y tres ponencias, éstas últimas encargadas de los proyectos de ley de calidad agroalimentaria, servicios sociales y bibliotecas de Canarias.

Entre las comisiones, se reunirá por primera vez la que modificará el reglamento. Al respecto, la intención de su presidenta -la misma que la del Parlamento- es mantener sus sesiones a puerta cerrada «salvo que los portavoces digan otra cosa», matizó. Y la portavoz de Podemos, Noemí Santana, fue la primera en adelantar ayer su propósito de pedir que se lleve a cabo con luz y taquígrafos. «Hay interés por circunscribir los cambios a la reforma estatutaria -apuntó además- y nosotros queremos ir más allá, por ejemplo con un tema que hoy está de actualidad como la composición de la Mesa», señaló.