Los dirigentes de Podemos Miguel Montero (i), con Noemí Santana (c) y Gema Martínez durante la campaña electoral de 2019. / Juan carlos alonso

Montero dimite en Dependencia y deja 10.000 expedientes pendientes

Le sustituye la socialista Marta Arocha, que ya ocupó este puesto en la anterior legislatura, con Patricia Hernández como consejera

BÁRBARA HERNÁNDEZ La Palmas de Gran Canaria

El director general de Dependencia, Miguel Montero, ha dimitido «por razones personales». Para sustituirle, la consejera de Derechos Sociales, Noemí Santana, ha apostado «personalmente» por la socialista Marta Arocha, que ya dirigió este área en la legislatura anterior con Patricia Hernández como consejera y vicepresidenta del Gobierno.

Este cambio se produce en medio de las críticas a la gestión de la Dependencia en Canarias, las últimas procedentes del Consejo Económico y Social (CES), que esta misma semana apuntaba que la situación, lejos de mejorar en los últimos años, ha empeorado, por lo que este organismo ha alzado la voz para reclamar mayor eficiencia en la gestión de estos recursos.

Montero deja la Dirección General con 26.236 dependientes recibiendo sus prestaciones, casi 1.300 más que en enero y 36.134 personas con el derecho reconocido a recibir una prestación, casi 3.100 más que hace diez meses, según los datos correspondientes al mes de octubre publicados por el Imserso. A pesar de estos avances, aún quedan en el sistema casi 10.000 personas que tienen derecho a recibir una prestación por dependencia y cuentan con un plan de atención individualizado pero no la reciben. En agosto de 2019, cuando el actual equipo llegó a la Consejería, había 22.699 beneficiarios del sistema.

Tras valorar la situación producida tras la dimisión del director general y después de conocer distintos perfiles, Santana se decidió por Arocha como sustituta de Montero tras reunirse con ella y mantener varias conversaciones hasta tomar la decisión definitiva. Fuentes de Derechos Sociales afirman que «terminó de convencerla la predisposición que mostró y las líneas básicas de trabajo que le propuso durante sus conversaciones». Esta circunstancia prevaleció en la balanza frente a la pertenencia de Arocha a una formación distinta a Podemos y se convierte en el primer «cruce» de cargos en esta Consejería. Previsiblemente, el nombramiento por el Consejo de Gobierno se producirá en la reunión del próximo 16 de diciembre.

Marta Arocha fue directora general de Dependencia en 2016 al sustituir a Alicia Álvarez y antes había ejercido como secretaria general técnica de la Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda. Hasta la ruptura del pacto entre PSOE y CC, consiguió que La Dirección General de Dependencia y Discapacidad diera de alta en el sistema 3.448 nuevas nóminas, una cifra consideraba muy buena por la actual consejera y una de las razones por las que Noemí Santana acudió a ella para ocupar esa plaza dentro del equipo de Derechos Sociales. Durante su gestión, una de las primeras medidas que puso en marcha estuvieron encaminadas a acabar con la lista de espera en la atención a los menores y cerró 2016 con un 99,6% en la ejecución del presupuesto.

La consejera de Derechos Sociales, Noemí Santana, señaló recientemente en el Parlamento que Canarias «ya no es la última comunidad en la gestión de la dependencia». Desde febrero de 2020, apuntó remitiéndose a los datos del Imserso, el archipiélago es la tercera mejor región «con más solicitudes que nadie y con más personas con disfrute efectivo de la prestación».

No obstante, Santana ha admitido que aunque la norma establece que el procedimiento debe resolverse en un plazo de 180 días, en Canarias se tarda una media de tres años en responder, esto es 923 días, lo que supone más del doble de la media nacional, que se sitúa en los 432 días. La consejera atribuye esta circunstancia a que se han incluido en el cómputo de los expedientes pendientes «5.000 que estaban durmiendo el sueño de los justos -la mayoría desde cinco o seis años atrás- porque nadie las había tocado y hubo que incorporar al sistema».