Ana María Pérez declaró que solo cumplía «órdenes» de Conrado Domínguez