Los partidos de izquierda perfilan ya su confluencia electoral en 2019

22/08/2018

Podemos, Izquierda Unida y otras formaciones canarias negocian una fórmula que impedirá que sus respectivas marcas queden diluidas. Las conversaciones oficiales empezarán en septiembre

ETIQUETAS:

El reciente anuncio de que Podemos, IU y Equo ya han avanzado en su negociación para concurrir en confluencia a las próximas elecciones municipales de Telde, la segunda ciudad de Gran Canaria y cuarta del archipiélago, no es un caso aislado en las Islas. La idea de conformar estas alianzas de izquierdas de cara a 2019 aspira a repetirse en una gran mayoría de los 88 municipios canarios y, para ello, ya se han empezado a mantener contactos informales. En Puerto de La Cruz, la sintonía es la misma, y la Asamblea Portuense, de la que forman parte fuerzas como Sí Se Puede o IU, tienen bastante avanzado el trabajo y confía en llegar a un acuerdo definitivo con Podemos.

Las elecciones de 2015 empezaron a marcar este camino. Los votantes que querían un cambio en el sistema y especialmente los electores que se situaban en el bando más progresista o de izquierdas pedían a gritos que se sumaran todos los partidos que compartían unos principios y valores básicos. Las bases de IU, Podemos y EQUO ya han refrendado un acuerdo estatal para concurrir de forma conjunta a los comicios de 2019 tanto para las municipales, como para las autonómicas y europeas. En Canarias, trabajan en el mismo sentido aunque las conversaciones oficiales serán a partir de septiembre.

De momento, coinciden en que el objetivo común es ganarle el pulso a CC aprovechando el previsible cambio en la ley electoral y negociando con una mentalidad de liderazgos compartidos. Desde Podemos se defiende la creación de espacios de diálogos, que en la mayoría de municipios ya existen tras el trabajo común desde 2015. «Aunque todos los acuerdos, tanto su contenido como las candidaturas deben ser supervisadas y ratificadas por el órgano autonómico».

En el caso de las municipales, donde Podemos decidió en 2015 renunciar a su marca y concurrir como partido instrumental, un sistema en el que cada formación aparcaba sus siglas, ha quedado superado y ahora la fórmula que se negocia es la de confluencia en la que cada formación mantenga a su vez su autonomía de política. Casos como el de LPGC Puede, que logró seis concejales en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria no se volverán a repetir, en el sentido de que ahora la idea es que ninguna formación quede disuelta.