Los interinos quieren cobrar en verano

16/12/2018

Los sindicatos UGT y CC OO exigen a la Consejería de Educación que acabe con la discriminación que sufren los docentes que cubren vacantes durante al menos cinco meses y medio y que ponga fin a la situación de «discontinuidad» laboral por la que son despedidos al final de cada curso para contratarlos nuevamente en septiembre.

ETIQUETAS:

Aún en plena luna de miel con el Gobierno de Canarias por los acuerdos incluidos en los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma para 2019, los sindicatos siguen empeñados en recuperar derechos que les fueron «hurtados» durante la crisis y avanzar en mejoras para los empleados públicos.

En esta línea de trabajo, CC OO y UGT tienen encima de la mesa la exigencia a la Consejería de Educación de que los docentes interinos y sustitutos cobren los meses de verano en los casos en que hayan trabajado más de cinco meses y medio, igual que los funcionarios. Este personal, que ocupa una vacante, es despedido cuando acaba el curso para ser contratado de nuevo al inicio del siguiente. Las dos organizaciones sindicales se muestran dispuestas a «denunciar» a la Administración si no se da respuesta a esta demanda y reconocen que la Consejería se muestra, «de momento, reacia a aceptarla».

El secretario general de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras, José Ramón Barroso, cuantificó en unas 1.500 personas las que son paradas cada final de curso a pesar de estar cubriendo una vacante.

En este mismo sentido se expresa Francisco Bautista, secretario general de la Federación de Servicios Públicos de UGT, quien considera que al estar ocupando una vacante «no debe haber discontinuidad, porque no se rompe la vinculación con la Consejería de Educación». Esta se rompe, detalla el dirigente sindical, cuando se nombra a un funcionario.

Según los datos que manejan estas dos organizaciones, la cuantía de mantener el contrato a este personal durante los meses de verano supondría, «por lo bajo», en torno a cinco millones de euros anuales, indican.

Derechos.

Además, siguen demandando que los docentes recuperen la jornada de 35 horas, ya que la siguen manteniendo en 37,5 horas. Aunque en la negociación con la Administración ha quedado pendiente de que Canarias pueda invertir su superávit para reducir el horario lectivo de 20 a 18 horas, su jornada semanal sigue estando dos horas y media por encima del resto de los empleados públicos de la Comunidad Autónoma, una situación que consideran «injusta» y «desequilibrada». Reconocen que esta medida implicaría un gran coste para la Administración por la necesidad de contratar nuevo personal que cubra las dos horas que se rebajan.

Derechos

Además de los asuntos recogidos en el acuerdo entre la Consejería de Presidencia y los sindicatos CC OO, UGT y CSIF y que han quedado plasmados en el proyecto de ley de presupuestos para el próximo año, que está en trámite parlamentario, tanto José Miguel Barroso como Francisco Bautista entienden que, vía enmiendas se pueden lograr otros «pequeños avances» ya que, tal como apuntan, en los presupuestos se siguen aplicando «medidas restrictivas para los empleados públicos».

Al respecto, Barroso y Bautista hacen hincapié en su intención de que en las cuentas del próximo año desaparezca la obligación de que el personal laboral de la Administración General -de la categoría 5 tenga que comprar sus propios uniformes. Este aspecto afecta fundamentalmente a conserjes conductores. Explican los dirigentes sindicales que la administración facilitaba la ropa de trabajo a los empleados pero «cambió con las restricciones de 2012». Ahora, confían en que este punto pueda ser restituido el próximo año.

Se trata, apostilla Francisco Bautista, de UGT, de «seguir peleando pasito a pasito por unos derechos que nos quitaron de golpe con la llegada de la crisis».