Salvamento rescata a dos de las pateras llegadas ayer en el muelle de La Cebolla en Lanzarote. / José Luis Barrero Carrasco

Llegan 629 personas en patera en la última semana

La presión migratoria continúa al alza en las islas en el mes de octubre gracias a unas condiciones favorables para la travesía

Ingrid Ortiz Viera
INGRID ORTIZ VIERA Las Palmas de Gran Canaria

El repunte del fenómeno migratorio en el archipiélago ya estaba previsto para estos meses. Septiembre batió el récord de llegadas del año con 3.863 personas a bordo de 97 embarcaciones, a mucha distancia del pico registrado en agosto (1.724) y prácticamente el doble que en enero (2.077). Las favorables condiciones meteorológicas favorecen la navegabilidad aún este mes, por lo que distintas instituciones ya han alertado que la cifra podría continuar creciendo.

De hecho, en la última semana han arribado a las costas canarias 629 personas a bordo de 14 pateras, según el recuento de este periódico en base a la información difundida por los servicios de rescate y emergencias. Una cifra que se mantiene al margen de algunas detenciones notificadas, como la de este martes, cuando las autoridades marroquíes arrestaron a 43 personas tratando de salir hasta en cuatro ocasiones de la costa de Tarfaya.

Lo que también resulta reseñable, más allá del cómputo global, es el incremento de la media diaria de llegadas, que desde el viernes supera los 120 africanos. La jornada de ayer fue la que registró el mayor número: cinco pateras con 227 inmigrantes fueron rescatadas. Dos de ellas fueron interceptadas por la Salvamar Al Nair a más de 20 kilómetros de Lanzarote y entre sus ocupantes viajaban cinco menores, mientras que la tercera fue avistada de madrugada al sur de Fuerteventura. Durante las horas de la tarde, la Guardamar Concepción Arenal rescató a otras dos al sur de GranCanaria con 67 personas de origen magrebí, entre ellos cinco menores y una mujer, después de que el avión Sasemar 103 las avistara a unos 166 kilómetros de la isla.

Aparentemente, todos se encontraban en buen estado de salud, según fuentes de Salvamento Marítimo y del Consorcio de Emergencias de la isla. Sin embargo, y a pesar de la bondad climática del 'mar de las calmas', las embarcaciones continúan atravesando uno de los trayectos más peligrosos para alcanzar el continente europeo. Durante el fin de semana la Ruta Canaria se cobró la vida de otras diez víctimas que iba a bordo de la patera localizada a la deriva a 155 kilómetros de Gran Canaria. Sus cadáveres no han podido ser recuperados, ya que los arrojaron al mar antes de llegar, según contaron otros 24 supervivientes entre los que se tuvo que evacuar en helicóptero a tres con pronóstico grave y derivar a otros cinco a distintos centros sanitarios.

En general, este año ha sido uno de los más mortíferos. Las diferentes rutas migratorias ya se han cobrado 786 vidas –entre ellas, 177 mujeres y 50 niños – lo que supone una media de algo más de tres por día y un incremento del 129% más que en 2020. Según datos de Naciones Unidas, sólo en agosto se produjeron 379 en la zona del Atlántico, aunque reconocen que el número real probablemente sea mayor, ya que son frecuentes los «naufragios invisibles».

El Parlamento responde hoy a la necesidad de estrategas

El fenómeno migratorio será uno de los temas de mayor relevancia a tratar durante el pleno del Parlamento de Canarias en la jornada de hoy. A pesar de que estaba previsto que se abordaran el día anterior sendas preguntas elevadas a Presidencia del Gobierno por parte del Grupo Nacionalista y Nueva Canarias, la ausencia de Ángel Víctor Torres en la cámara regional para atender otros asuntos de urgencia relacionados con el volcán de La Palma obligaron a modificar el orden del día.

En ambos casos se instará al presidente canario a ofrecer una respuesta al último repunte, traducida en acciones concretas para abordar el mayor incremento de llegadas.