El vicepresidente, Román Rodríguez, ha vuelto a poner sobre la mesa el debate del crecimiento poblacional. / COBER

Limitar la población pasa por abordar el crecimiento turístico

El sociólogo y director del Istac, Gonzalo Rodríguez, ve necesario «evaluar, jerarquizar y organizar» todos los datos y, a partir de ahí, buscar soluciones

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Limitar el crecimiento turístico es uno de los elementos fundamentales para controlar el aumento poblacional en Canarias, puesto que es el sector que más mano de obra foránea atrae.

Esta es una de las consideraciones del sociólogo y director del Instituto Canario de Estadística (Istac), Gonzalo Rodríguez ante el debate, nuevamente puesto sobre la mesa, de la capacidad de carga del archipiélago. Reitera en cualquier caso, que se trata de un asunto «complejo que requiere de un análisis multifactorial».

La proyección del CES sobre el incremento del número de habitantes en las islas le ha valido al vicepresidente del Gobierno y consejero de Hacienda, Román Rodríguez, para volver a llamar la atención sobre la sostenibilidad de este crecimiento.

Cómo abordar esta situación y sus efectos en una comunidad autónoma fragmentada y con un 40% de su territorio protegido es un debate cíclico en Canarias, pero que apenas ha pasado del terreno filosófico al práctico.

EN CIFRAS

  • Crecimiento En lo que va de siglo, la población en las islas ha crecido más de un 30%. De ese aumento, 460.000 llegan sobre todo de la UE y otras comunidades. Dentro de 11 años, según el CES, llegará a los 2,5 millones.

  • Densidad Canarias, con 292 habitantes por kilómetro cuadrado, es la tercera autonomía con mayor densidad poblacional, por detrás de Madrid, con 845 y País Vasco con 307.

  • Por encima de la media Desde 2022, las islas crecieron un 26,7% frente al 17% del Estado, casi 10 puntos de diferencia.

Se trata, mantiene Gonzalo Rodríguez, de un asunto «complejo» porque hablar de población obliga a hablar foráneos, así como de modelo económico y de desarrollo sostenible, variables todas que pasan por abordar el debate sobre la limitación al crecimiento turístico, el «elemento fundamental» de este escenario.

El propio Román Rodríguez cuando era presidente del Gobierno ya impulsó la primera moratoria turística que frenó las licencias hoteleras y puso en marcha en 2002 un comité de expertos sobre población e inmigración para adoptar medidas al respecto, que precisamente fue coordinado por Gonzalo Rodríguez.

Posteriormente, Adán Martín, Paulino Rivero y más tarde Fernando Clavijo también llamaron la atención sobre este asunto y la posibilidad de limitar el desarrollo turístico, pero no pasaron del plano teórico.

Debate multifactoral

Gonzalo Rodríguez insiste en que es un debate «difícil desde cualquier punto de vista porque intervienen numerosos factores». Tampoco se pueden hacer previsiones certeras y es imposible obtener una única respuesta.

Aún así, entiende que es preciso «evaluar, jerarquizar y organizar» todos los datos y, a partir de ahí, buscar soluciones según se vaya viendo su efectividad. «En una proyección de futuro se debe valorar cómo va a quedar el sistema y las repercusiones que va a tener», dice, sobre todo a la hora de planificar los servicios.

Aunque no hay respuestas, sí que están localizadas las principales dificultades para abordar este análisis: la libre circulación de personas es un derecho que no se puede limitar en la Unión Europea y reducir las plazas alojativas tendría efectos negativos para una economía cuyo 38% de la masa laboral depende del turismo.

A pesar de estas circunstancias, insiste el experto en que «limitando la ampliación del número de camas, se limitaría el número de turistas y por tanto la mano de obra ligada a este sector, sobre todo en islas como Lanzarote y Fuerteventura», donde más ha crecido la población y donde se prevén las subidas más grandes en los próximos años.

Recuerda el director del Istac que ya Román Rodríguez intentó hace 20 años limitar el crecimiento de este sector «y quedó en nada».

Comisión de estudio

El Parlamento canario, por unanimidad, ha creado una comisión de estudio sobre reto demográfico y equilibrio poblacional para tratar de dar respuesta a preguntas clave sobre el modelo de sociedad a medio y largo plazo.

Rodríguez confía en que sus conclusiones no se queden solo un diagnóstico de la situación sino que vaya más allá y se traduzcan en políticas ejecutivas.

El diputado de CC-PNC, Juan Manuel García Ramos. / flicker del parlamento canario

García ramos insta al Gobierno a hacer una propuesta «contundente»

El diputado del Grupo Parlamentario Nacionalista Canario (CC-PNC), Juan Manuel García Ramos, insta al Gobierno de Canarias a pasar de la advertencia a la toma de decisiones sobre el crecimiento poblacional, tras las reflexiones de Román Rodríguez en torno a la evolución demográfica, que calificó de «insostenible».

Considera que, más allá de denunciar este asunto, le corresponde al Ejecutivo «elaborar una propuesta contundente y ejecutarla». En su opinión, y tal como señaló en una reciente pregunta parlamentaria, el crecimiento demográfico «descontrolado» en Canarias es una evidencia y se remite a las cifras que «no mienten».

Los intentos de frenar este crecimiento se remontan, recordó, a hace veinte años, fechas en las que el PNC ya planteó una Ley de residencia en las elecciones de 1999. Mantiene que todas las alarmas «están encendidas desde hace mucho tiempo, pero nadie pone sobre la mesa medidas contundentes». Esta tarea, reitera, le corresponde al Gobierno de Canarias.

En este sentido, apunta el diputado nacionalista que «existen advertencias frescas y muy solventes sobre la necesidad de contener el flujo demográfico en algunas de nuestras islas: desde el Informe del CES de 2019, hasta la intervención del Presidente del Parlamento en el plenario de la Conferencia de Presidencias de Asambleas de España en 2021 o las numerosas comparecencias de Román Rodríguez a lo largo de los últimos tiempos.

Lamenta que ahora, con la Agenda de Desarrollo Sostenible en plena vigencia, «se siga orillando el problema y dejándolo para más tarde».