Inquietud en el PP ante la oleada naranja

12/01/2018

El lunes pasado Mariano Rajoy convocó a la Junta Directiva del Partido Popular y ordenó zafarrancho a los suyos para tratar de frenar el ascenso de Ciudadanos, después de que la formación naranja hiciera un roto importante a los conservadores en Cataluña, donde les arrebató 170.000 votos.

El partido liderado por Albert Rivera, que nació hace apenas diez años con ámbito exclusivamente catalán, ha logrado en poco tiempo implantarse en toda España y crecer hasta adquirir entidad suficiente para preocupar al hasta ahora partido hegemónico de la derecha.

Queda menos de año y medio para que las elecciones autonómicas y municipales de 2019 decidan el color político de trece comunidades y de miles de ayuntamientos, y la dirección del PP se ha marcado una estrategia clara para evitar que Ciudadanos le coma el terreno: sacar el partido a la calle, acercarse a los electores, renovar el perfil de los candidatos y fijar una agenda intensa para tratar de reforzarse como opción de gobierno.

La victoria de Ciudadanos en Cataluña, donde pasó de 25 a 37 escaños y se situó como fuerza más votada con Inés Arrimadas a la cabeza -aunque sin mayoría para gobernar- podría según todas las encuestas convertirse en la plataforma desde la que el partido de Rivera dé un importante salto en votos en el resto del territorio nacional, tanto en las autonómicas de 2019 como en unas eventuales elecciones anticipadas en el ámbito estatal.

«En Canarias los populares mantienen públicamente que Ciudadanos está lejos de ser un adversario político preocupante»

Los sondeos electorales realizados tras el 21D apuntan a que si los comicios generales se celebraran ahora, Ciudadanos se situaría en torno al 19% de los votos, y con una horquilla de entre 54 y 59 escaños, casi el doble de los que tiene hoy, se convertiría en la tercera fuerza del Congreso por delante de Podemos, a quien daría el sorpasso que el partido de Pablo Iglesias no pudo dar al PSOE en las últimas elecciones. Y el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) indica que por franjas de edad, entre los votantes por debajo de los 55 años Ciudadanos está siempre por delante del PP y la brecha se amplía por debajo de los 45.

En Canarias los populares mantienen públicamente que Ciudadanos está lejos de ser un adversario político preocupante, pero en la práctica el PP que lidera Asier Antona va a trasladar a la organización las premisas marcadas por la dirección nacional para tratar de que el previsible crecimiento de la formación naranja no les reste demasiados votos en las Islas. Entre ellas, la importante renovación de los candidatos que integraron las planchas electorales del PP en 2015 con un proceso de elaboración listas que el partido prevé iniciar a partir de primavera, una mejor explicación de lo hecho hasta ahora desde que Antona asumió la presidencia de la formación tras la dimisión de Soria y el impulso de un mensaje directo capaz de captar el interés de la sociedad canaria.

Las encuestas que manejan los partidos en las Islas indican que Ciudadanos, que a causa del sistema electoral vigente se quedó fuera del Parlamento autonómico en 2015 pese a obtener más de 54.000 sufragios (un 5,84% del total de los votos frente al 6% que necesitaba), entrará con holgura en la Cámara regional en las elecciones de 2019, incluso en el caso de que para entonces todavía no haya entrado en vigor la reforma de ley electoral que rebaja los topes de acceso al 3% regional y el 15% insular, incorporada a la propuesta de Estatuto de Autonomía que está en trámite en el Congreso de los diputados.

  • 1

    ¿Le parece suficiente el apoyo de las instituciones al desarrollo de los canarios que viven en entornos rurales?

    Sí.
    No.
    Ns /Nc.
    Votar Ver Resultados