Imagen de una reunión celebrada ayer entre Nueva Canarias y la Confederación de Empresarios. / EFE

La inflación obligará a Canarias a ajustar su presupuesto en 400 millones

El Pacto de las Flores estudia ayudas directas a los sectores económicos más perjudicados, pero rechaza de plano rebajas de impuestos

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Las administraciones públicas también verán mermados sus presupuestos por el impacto de la inflación, que se está viendo agravada con la guerra de Ucrania. En el caso del Gobierno regional, tendrá 400 millones menos de los 9.100 millones de gasto presupuestados para 2022 «si la inflación se mantiene en los índices actuales», según señaló ayer el vicepresidente autonómico y consejero de Hacienda, Román Rodríguez. «Tendremos que ajustar las cuentas igual que hacen las familias y las empresas, porque en este contexto nadie se atreverá a subir impuestos».

Rodríguez hizo estas declaraciones tras una reunión que mantuvo, junto con otros dirigentes de Nueva Canarias (NC), con la Confederación Canaria de Empresarios (CCE) para presentarle sus propuestas de cara al congreso que los nacionalistas celebran el próximo 8 y 9 de abril en Las Palmas de Gran Canaria. En el encuentro, políticos y empresarios coincidieron en su preocupación por las consecuencias de la guerra, no solo por el impacto en la vida de los ucranianos, sino en seguridad y en la economía.

En este sentido, el vicepresidente repasó la situación que se está generando por la inflación y la subida de los costes, sobre todo de la energía, no solo para las empresas, sino para las familias y el sector público.

Aún así, rechazó una rebaja generalizada de impuestos -que son absorbidas de manera inmediata por los precios, dijo- y en cambio se mostró partidario de ayudar «quirurgidamente» a determinados sectores, como el sector ganadero, el tomate u otros que se vean afectados por esta situación, como es el caso de la alimentación, que ha visto como ha subido el precio de la harina. En cualquier caso, señaló que se evaluarán estas posibilidades pero avisó de que el margen de actuación de la comunidad autónoma sobre la inflación «es limitada» y estará supeditada a las decisiones que se establezcan fundamentalmente a nivel europeo.

Recordó que Pedro Sánchez ya apuntó la posibilidad de rebajar nuevamente el IVA a la energía hasta un 4% «como ya pasó del 21% al 10% sin impacto en los precios». Puntualizó que Canarias tiene el IGIC al 0% para el 96% de los usuarios, mientras que el impuesto del combustible se sitúa entre el 50% y el 60% por debajo de lo que se cobra en el resto de España y en el caso de los profesionales -del transporte, la ganadería, etc.- se le devuelve el 68% del impuesto, que es la mitad del Estado.

Entre las medidas que se pueden adoptar en el archipiélago para apoyar a los sectores más afectados, Román Rodríguez citó la utilización del POSEI adicional al 100% en el sector ganadero, «hacer un buen balance REA» o pedir a las grandes superficies que cumplan con la cadena alimentaria «porque no se puede vender por debajo del precio de producción». También coincidió con los empresarios en que «todo el mundo tendrá que ajustar y pagar las consecuencias de una inflación que nos hace a todos más pobres», incluido el sector público «porque somos el agente económico más importante». Al respecto, señaló que el Gobierno de Canarias había hecho una previsión de gasto conforme a unos precios que ahora han variado y se han de revisar. La comunidad autónoma, señaló el vicepresidente, tiene contemplada una factura eléctrica para 2022 de 23,5 millones, «pero si no se corrigen los precios, estaremos más cerca de los 60 millones».

Subrayó en este sentido la importancia que tendrá el Consejo Europeo convocado para la próxima semana, que debe dar una respuesta en materia de seguridad, humanitaria y económica, a la vez que destacó la iniciativa planteada por Pedro Sánchez relativa a un plan nacional de respuesta a la guerra. Considera que los márgenes de actuación de los estados son muy limitados por lo que habrá que buscar mecanismos de intervención globales.

A su juicio, una de las soluciones al encarecimiento del coste de la energía es «desacoplar» el gas en el cálculo de los precios, porque es el componente minoritario pero el que determina el precio. En su opinión, esta medida -que es competencia de la Unión Europea- «hará bajar de forma sustancial el coste de la energía», asunto en el que también se mostró de acuerdo el presidente de la Confederación de Empresarios, Agustín Manrique de Lara.

Por otro lado, y respecto al congreso de Nueva canarias, los dirigentes de esta formación trasladaron a la patronal la idea de que siguen «en el espacio del canarismo progresista, defendiendo los intereses de Canarias». En este sentido, detalló su presidente, Román Rodríguez, mantienen la «defensa a ultranza» del REF, el compromiso de seguir defendiendo que la Reserva Canaria de Inversiones (RIC) de 2017 se pueda materializar el 2022, la devolución del IGIC por las facturas impagadas de Thomas Cook, así como los flecos pendientes del convenio de carreteras o que las políticas migratorias «traten con justicia a Canarias».