Reforma pendiente

La nueva financiación se atasca

16/09/2017

El calendario para la reforma del sistema de financiación autonómica sigue dilatándose sin plazo límite. El objetivo de que el nuevo modelo de reparto de los recursos estatales entre en vigor en 2018 se ha desvelado inviable y ya se pone en duda incluso que pueda aprobarse en esta legislatura.

El Gobierno estatal y las autonomías comparten la necesidad de reformar la financiación para corregir las desviaciones del actual sistema e introducir nuevos criterios que garanticen un reparto equitativo de los recursos económicos, pero el acuerdo sobre cómo hacerlo aún está muy lejos. La decisión adoptada en enero en la Conferencia de Presidentes de impulsar la reforma antes de fin de año para que entre en vigor el próximo ejercicio de 2018 se ha quedado con el paso de los meses en una mera declaración de intenciones.

En la actual coyuntura política, con el desafío independentista catalán en un momento álgido, nadie cree que se den las condiciones para que todas las autonomías se sienten a buscar un acuerdo que de antemano ya se presenta bastante complicado.

En todo caso, el reciente acuerdo con el Gobierno de Rajoy por el que se desvinculan los recursos del REF

A estas alturas de año no solo se da por imposible aprobar el nuevo sistema de financiación a medio plazo, sino que algunas autonomías -Canarias entre ellas- ponen ya en duda incluso que salga a lo largo de la actual legislatura.

Hasta el momento el único avance ha sido la elaboración del informe del comité de expertos que pone las bases para la posterior negociación política, en el que se reconoce la ultraperificidad de Canarias como factor diferencial. El Ejecutivo autónomo considera que el documento del grupo de sabios sitúa a las Islas en una mejor posición de partida respecto a lo que había antes para cuando llegue el momento de sentarse con las demás autonomías y el Gobierno estatal a negociar el nuevo sistema, pero sin expectativas de que ese momento llegue pronto.

En todo caso, el reciente acuerdo con el Gobierno de Rajoy por el que se desvinculan los recursos del REF de la financiación va a mejorar notablemente la dotación que recibe Canarias del Estado para sufragar los servicios básicos, porque le permite participar en el fondo de competitividad con 220 millones en 2017 –ya recogidos en los Presupuestos-, 360 en 2018 y 550 a partir de 2019, con lo que reduce la brecha con la media estatal. Hasta ahora Canarias venía siendo la autonomía peor financiada del Estado, con unos 700 millones anuales menos de lo que le corresponde por población.