Bonificaciones con las horas contadas

    Cargando reproductor ...
04/08/2019

Con 430 millones que faltan en los ingresos, el grifo del Estado medio cerrado y un crecimiento económico que flaquea, el Gobierno de Ángel Víctor Torres busca cómo financiar la agenda social prometida. Asegura que no habrá subida de impuestos pero sí se «revisarán» las desgravaciones y bonificaciones fiscales que solo han mermado los recursos públicos

Parte de las rebajas fiscales que el Gobierno de Fernando Clavijo aplicó en el Presupuesto de este año corren un serio riesgo de desaparecer. Muchas de las deducciones, bonificaciones y desgravaciones en vigor están mermando los ingresos públicos. Lo dice la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) y se lo ha encontrado el Gobierno que ha echado a andar hace menos de un mes.

«No hemos hablado de subir los impuestos», insiste el presidente del Ejecutivo autonómico, Ángel Víctor Torres, durante un encuentro informativo en la sede del CANARIAS7, pero sí «revisar las desgravaciones fiscales que el Gobierno anterior hizo a las rentas altas, a la generalidad de los ciudadanos, que no ayudan a que haya recursos para los servicios básicos».

Todavía no se sabe qué reducciones fiscales tienen las horas contadas, porque el consejero de Hacienda está recabando los datos para ver qué se va a quitar, modificar o mantener. Sin embargo, el presidente menciona a modo de ejemplo el medio punto de bajada del IGIC -del 7% al 6,5%- del que, afirmó, «se benefician los que más tributan»; la exención de este mismo impuesto en la factura del teléfono, de la que también son las grandes empresas las que obtienen mayores ventajas; las deducciones por el uso de servicios que presta la sanidad privada; el impuesto de sucesiones y donaciones, caballo de batalla histórico tanto por parte del Partido Socialista Canario (PSC), como por Nueva Canarias (NC) y Podemos . «Por lo tanto, -concluyó- habrá que hacer una revisión de las bondades fiscales del anterior Gobierno para tener una política fiscal más justa».

Cargando reproductor ...

Torres rehusó concretar si su política revisionista se incluirá en los presupuestos de 2020. En lo que sí fue claro es respecto de la tasa turística a cuya implantación puso por delante la elaboración de un estudio y la consecución de un pacto con el sector empresarial afectado. Algo similar sucederá con la exención a la compra de vehículos eléctricos; «antes de anunciar que lo vamos a quitar, queremos hacer un estudio», afirmó.

El jefe del Ejecutivo tampoco explicó cómo financiará la agenda social que prometió, y a la que no está dispuesto a renunciar, no solo después del agujero de 430 millones que se ha encontrado a los pocos días de tomar posesión de su cargo, sino con una economía sobre la que se cierne una «amenaza de desaceleración» en su crecimiento y un Presupuesto estatal que lleva dos años prorrogado. «Habrá que buscar la fórmula», reconoció, dado que «serán las familias con más necesidades las que más lo van a pagar. Así que nosotros vamos a aplicarnos en nuestra agenda social».

De todos modos, Ángel Víctor Torres cuenta como ingresos «seguros» 230 millones de los 430 millones en los que el Gobierno ha cifrado el agujero presupuestario, al ser liquidaciones a cuenta; «el problema es el resto que ya hemos perdido por unas previsiones que no se ajustan a la realidad».

El nuevo presidente del Gobierno autonómico abordó también lo referido a los compromisos contemplados en los Presupuestos Generales del Estado que continúan pendientes de verse materializados en Canarias.

Los que más polémica arrastran son los vinculados al Convenio de Carreteras. En este sentido, Torres concretó que «tenemos pedida una reunión con responsables del Ministerio de Hacienda y Fomento» para arbitrar una solución tanto a los fondos que están judicializados, como los contabilizados como superávit y, por lo tanto, indisponibles por la Ley de Estabilidad.

No obstante, Torres aseguró que «tenemos asegurados 500 millones no ingresados en carreteras que se han trasladado como superávit, más 101 millones de los que desconocemos cuánto se ejecutó (parece que no llega a 50 millones)», apuntó.

Cargando reproductor ...

Al respecto, el jefe del Ejecutivo reprochó a su antecesor no haber siquiera «intentado llegar a un acuerdo político» con el Gobierno del Estado, olvidando como Fernando Clavijo denunció de forma permanente encontrarse con las puertas cerradas de los respectivos ministerios.

En cualquier caso, Ángel Víctor Torres aseguró que «el Gobierno de España está dispuesto a buscar una fórmula» para cumplir con tales compromisos, advirtiendo que si ahora pagara esos alrededor de 600 millones, no podrían gastarse por las condiciones que impone la regla de gasto contemplada en la Ley de Estabilidad. Así que, de lo que se habla es de un «traspaso económico gradual», a pesar de las «dificultades que pone el Ministerio de Hacienda», y para eso, precisamente, dijo que se ha solicitado ya una reunión.

Cargando reproductor ...

Preguntado por si el Gobierno ha estudiado como otra fuente de ingresos alternativa podría ser revisar los conciertos firmados con la sanidad privada, el presidente de Canarias optó por centrarse en que siempre «se ha presupuestado una cantidad y se termina ejecutando más».

Cabe recordar que la revisión de los conciertos sanitarios fue una de las razones por las que Coalición Canaria embistió contra el PSC cuando compartían tareas de gobierno en 2015 y terminó rompiendo el pacto en 2016.

Torres abogó por ajustar los presupuestos inversores tanto en Sanidad como en Educación a lo que año tras año se ejecuta. Situó en un 40% lo que realmente se gasta, por lo que «es más realista» reducir el capítulo de inversiones en un 20% a pesar, dijo, de las críticas que vaya a hacer la oposición.

El presidente del Gobierno autonómico defendió, en ese supuesto, un «aumento del capítulo II -gasto corriente- para tener más personal, para que la Administración funcione con mayor agilidad y para que haya plazas que puedan ser ocupadas por funcionarios».