Imagen de un grupo de inmigrantes en el Canarias 50, uno de los recursos del Plan Canarias . / ARCADIO SUÁREZ

El Gobierno confirma que los centros de acogida de migrantes serán permanentes

El PP ve una clara intención de convertir Canarias en «una cárcel» y CC advierte de que el Estado planea ampliar las plazas estables

Loreto Gutiérrez
LORETO GUTIÉRREZ MADRID.

El Gobierno estatal tiene previsto que la mayor parte de las 7.000 plazas de acogida habilitadas dentro del plan Canarias para dar respuesta a la crisis migratoria se conviertan en estables, en previsión de futuros incrementos de llegadas masivas a las costas isleñas. Así lo ha confirmado el Ejecutivo en respuesta a una pregunta escrita de los diputados canarios del PP en el Congreso, en la que se señala que «uno de los objetivos fundamentales» del plan que se está desarrollando en Canarias es «habilitar una infraestructura de acogida que quede instalada de forma permanente», con la finalidad de poder proporcionar una atención humanitaria en condiciones dignas «independientemente del nivel de flujos de llegadas a las islas».

La respuesta gubernamental justifica la decisión de establecer centros de acogida permanente en el archipiélago porque «Canarias es la comunidad autónoma donde se produce el mayor número de llegadas a costas», aunque puntualiza que la Secretaría de Estado de Migraciones considera «clave» que exista un reparto de responsabilidad entre los diferentes territorios en los que existen plazas de acogida. El Ejecutivo estatal asegura además que el objetivo de la responsabilidad compartida «se está consiguiendo» mediante la autorización del Ministerio de Interior para que se realicen traslados desde Canarias a la península de migrantes con un perfil de especial vulnerabilidad.

La diputada del PP por Santa Cruz de Tenerife Ana Zurita, coautora de la pregunta escrita, considera «muy preocupante» la contestación del Gobierno, porque a su juicio denota que no existe una política migratoria coordinada y transversal que permita abordar el fenómeno migratorio con garantías de eficacia. «Lo que sospechábamos se ha confirmado», señala, «hemos preguntado al Gobierno qué papel otorga a Canarias y cuál es su modelo de gestión de la inmigración, y entre varias respuestas ambiguas lo único que deja claro es que las 7.000 plazas de acogida instaladas no tienen carácter provisional ante una situación puntual, sino que van a ser permanentes, es decir, que quieren convertir las islas en una cárcel para inmigrantes, como Lampedusa o Lesbos», añade la diputada.

El Estado quiere una infraestructura de acogida estable en las islas, al margen del flujo de llegadas

Por otro lado, el senador de CC por la comunidad autónoma, Fernando Clavijo, advierte que el Gobierno tiene previsto ampliar las plazas de acogida ya existentes en Canarias hasta casi duplicarlas, en previsión de nuevas llegadas masivas a partir de verano. El parlamentario nacionalista sustenta su afirmación en una respuesta del Ejecutivo central, fechada el 26 de abril, en la que además de afirmar que ya se han solventados las carencias detectadas en relación a la atención a los migrantes, se señala que «se están impulsando los trabajos para habilitar más de 6.000 plazas de acogida adicionales a las que se habían habilitado ya a mediados de 2020 en Canarias». El Gobierno recalca asimismo en la respuesta remitida Clavijo que una parte de las plazas «tendrá carácter permanente para afrontar en el futuro hipotéticas llegadas sin necesidad de acudir a dispositivos de emergencia».