El consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis, ayer durante su comparencia en el Parlamento regional. / C7

El Gobierno canario entregará este mismo año las primeras casas del Plan de Vivienda

El consejero de Obras Públicas cifra en 137 millones los fondos que ya se han invertido y en 14.000 las actuaciones puestas en marcha

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis, hizo balance ayer del primer año de ejecución del Plan de Vivienda de Canarias 2020-2025, aprobado el 18 de diciembre de 2020, y que en sus primeros 14 meses ya ha puesto en marcha la compra o construcción de 1.525 nuevas viviendas protegidas, la rehabilitación de otras 7.420 casas, tanto del parque público como privado, y se ha iniciado la entrega de 369 ayudas a la compra de viviendas, a las que se ha sumado las 4.972 ayudas al alquiler que se pagaron por primera vez en el mismo año de convocatoria. Según informó al Parlamento, este año se entregarán ya las llaves de las primeras casas.

«Hemos puesto las bases para que se desarrolle plenamente el Plan de Vivienda 2020-2025. Este primer año hemos cumplido, con la debida humildad, las previsiones que nos habíamos marcado. Si conseguimos mantener este ritmo, nadie podrá poner en duda que en los próximos cinco años vamos a cumplir los objetivos que nos marcamos todos cuando presentamos este Plan aquí, en el Parlamento, donde recibió el apoyo unánime de todos los grupos políticos», garantizó el consejero a los diputados.

BALANCE ANUAL

  • Nuevas casas El consejero cifró en 1.525 las nuevas viviendas de protección pública que se han comprado o construido en los últimos 14 meses.

  • Rehabilitación Sebastián Franquis indicó además que el Gobierno regional ha rehabilitado otras 7.420 casas públicas y privadas.

  • Ayudas El primer año de vida del Plan de Vivienda ha servido asimismo para repartir 4.972 ayudas al alquiler que la comunidad autónoma ha pagado para respaldar la emancipación de los jóvenes.

Durante la Comisión, Franquis destacó la partida de 137 millones de euros que ya está comprometida en 14.686 actuaciones realizadas en el primer año del Plan, siendo ejecutadas por los dos organismos dependientes de la Consejería en materia de vivienda, el Instituto Canario de Vivienda (Icavi) y la empresa pública Visocan.

El Plan fue aprobado el 18 de diciembre de 2020 con el objetivo de invertir más 664 millones de euros durante sus cinco años de vigencia y la puesta en el mercado de cerca de 6.000 viviendas nuevas en alquiler a precios asequibles para combatir la emergencia habitacional que padece la sociedad canaria.

Precisamente en este campo, el de la construcción y adquisición de nuevas viviendas, el consejero Franquis destacó los 76,5 millones de euros que la Consejería ha destinado ya, en distintos programas, para poner en marcha este año la construcción y adquisición de 1.525 nuevas viviendas destinadas al alquiler. De esas, aproximadamente 500 viviendas ya estarán disponibles antes de que finalice este año para su entrega a las familias sin recursos suficientes para comprarse una casa.

Este medio millar de nuevas viviendas protegidas saldrá, en su mayoría, de la encomienda que la Consejería ha realizado a Visocan, con un presupuesto de 44 millones de euros en diferentes programas para la compra y finalización de unas 500 viviendas en promociones que se quedaron a medio terminar por la crisis. Visocan iniciará este mismo mes de marzo la compra de esas viviendas para proceder de forma casi inmediata a su terminación con el fin de que puedan estar terminadas y listas para ser entregadas a finales de este año.

Además, a través del Icavi se ha puesta en marcha la licitación de los proyectos y posterior construcción de otras 437 viviendas en varias islas pero resevando un lote de 200 de esas casas a la isla de Lanzarote, isla que arrastra un enorme déficit en vivienda protegida y donde el Gobierno no ha construido viviendas públicas desde hace 27 años.

«Valoro el esfuerzo que se ha hecho por parte de todos para poner en marcha este plan y preparar la licitación para la construcción de un número de viviendas como ese, a pesar de la compleja tramitación, con una administración del siglo XX para afrontar retos del siglo XXI, esa es una enorme dificultad añadida que nos encontramos», recalcó Franquis.

u

u

u