El proceso para cerrar el traspaso de Costas está pendiente de un acuerdo. / C7

El Gobierno ve «muy difícil» tener la gestión de Costas el 1 de julio

Canarias denuncia que el personal del área es «absolutamente insuficiente» para llevar a cabo la gestión de esta materia de manera eficaz

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Después de varios retrasos, la previsión de Canarias de firmar las transferencias de Costas el 1 de julio también parece diluirse. El Gobierno admite que será «muy difícil» firmar el acuerdo en la fecha fijada inicialmente, aunque reitera que se hará «lo más pronto posible» y que lo importante es «hacerlo bien» y con los medios adecuados.

Estos acuerdos, tal como ha señalado el Ejecutivo autonómico en distintas ocasiones, se hacen efectivos el uno de enero o el uno de julio. De esta manera, ante la imposibilidad de cerrar este asunto a principios del próximo mes, habría que esperar hasta el próximo año salvo que «se puedan negociar con el Estado las condiciones de temporalidad para efectuar el traspaso en otra fecha»

PROCESO

  • Retrasos La primera intención del Gobierno era tener listo el traspaso en junio pasado. Posteriormente, se intentó cerrar en una comisión bilateral en marzo, pero no fue posible.

  • Medios El principal escollo es la falta de medios. Canarias ha reiterado que no asumirá estas competencias si no están bien dotadas.

  • Plazo intermedio Una de las posibilidades es negociar una fecha intermedia para no esperar al próximo año.

Lo cierto es que en una respuesta reciente al senador del Partido Popular (PP) por Gran Canaria, Sergio Ramos, el Gobierno central puntualizó que una vez alcanzados los términos del traspaso, el acuerdo tendría que adoptarse en la Comisión Mixta de Transferencias -órgano de composición bilateral- para ser finalmente aprobado por el Consejo de Ministros mediante un real decreto y posteriormente publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), «sin que sea posible estipular una fecha al respecto».

El objetivo de Canarias es recibir unas competencias «bien dotadas» desde el punto de vista de los recursos materiales y humanos. Sin embargo, el gran obstáculo hasta ahora es que la plantilla de Costas en el archipiélago es «vergonzosa, porque se ha ido descapitalizando en los últimos diez años», asegura el Ejecutivo canario.

A su juicio, el personal que sería transferido es «absolutamente insuficiente para la materia que debe gestionar». Al respecto, detallan que la previsión es que Madrid traslade un 30% de las competencias, pero su personal asciende a 73 trabajadores. Las carencias, aseguran, son especialmente graves en los puestos técnicos.

Gestión

En este sentido, desde la comunidad autónoma se apunta que, «aún siendo generosos, no se pueden asumir unas competencias mal dotadas porque se impediría su desarrollo». Ante esta circunstancia, la «la voluntad sigue siendo asumir las transferencias, pero no de cualquier forma».

También los empresarios presionan para que se agilice el proceso pero «no se puede hacer de manera deficitaria porque eso dificultaría ejercer las competencias», reitera el Gobierno, que reconoce que «no contábamos con esto, porque la primera parte de la negociación se solventó sin problemas.».

Ahora mismo, las dos administraciones continúan realizando el cálculo del personal que se necesita para llevar a cabo la gestión de las competencias de Costas, qué coste tiene y «hasta qué punto deben ser asumidos por el Estado o por la comunidad autónoma» porque «con lo que llega de Madrid es a todas luces insuficiente». Señalan en cualquier caso que el proceso está «avanzado» y critican que «los anteriores gobiernos no hicieron nada».

La intención sigue siendo tener las competencias de Costas «en tiempo y forma, pero no de cualquier manera». El Ejecutivo mantiene que si el traspaso no pueden estar formalizado el 1 de julio «estará lo más pronto posible, porque lo fundamental es que se haga bien». Cabe la posibilidad de fijar «una fecha intermedia para no llegar al 1 de enero». De momento, todo sigue abierto.

El consejero de Transición Ecológica, José Antonio Valbuena. / c7

«Flecos pendientes» que obstaculizan la negociación

El traspaso de las transferencias de Costas a la comunidad autónoma es el más complejo de los recogidos en el Estatuto, tal como ha reconocido el Gobierno de Canarias en diferentes ocasiones. Así lo evidencia la negociación, que se ha visto obstaculizada por esos «flecos pendientes» que han impedido cerrar el proceso.

Ocurrió en junio del año pasado, cuando la firma se tuvo que retrasar y un año después aún no hay fecha para que la gestión de las costas pase a manos de la administración regional. Este asunto iba a ser el núcleo principal de las reuniones previstas entre el Estado y Canarias en febrero, pero finalmente tuvieron que suspendieron ante la falta de avances.

El compromiso fue que se volvería a poner en la agenda «en breve», pero aún no hay fecha y, según el Estado a una pregunta parlamentaria, no es posible fijarla todavía.

Desde el Ejecutivo central se mantiene que no existe «ningún obstáculo insalvable». Por su parte, el Gobierno de Canarias reitera que la demora no genera preocupación pero que se están «peleando» las condiciones para que la recepción de esas competencias se produzcan en las mejores condiciones posibles.

Lo cierto es que estos «flecos pendientes» -y que hacen referencia sobre todo al personal- que impiden formalizar el traspaso sí preocupa a los empresarios del archipiélago porque, aseguran, «en todas las islas hay infraestructuras paralizadas esperando que se cierre un acuerdo».

Al respecto, la patronal de Tenerife ha denunciado que el Gobierno central «nunca ha mostrado interés por ceder la gestión de Costas», que califican de «fundamental» para la comunidad autónoma. Por su parte, los empresarios turísticos de Las Palmas aseguran que ven el panorama «muy negro» si Madrid mantiene su poca predisposición a ceder estas competencias.