Francisco Trujillo, sobre la nueva oleada de pateras llegadas a Canarias