Imagen de archivo de la obra de una carretera, un área a la que Europa ha destinado alrededor de 60 millones este año. / C7

Europa advierte de que los fondos de recuperación «no son para seguir como antes»

La representante de la Comisión Europea en España destaca que «para que el dinero empiece a llegar, se debe demostrar que se cumplen los objetivos»

B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria.

La directora de la Representación de la Comisión Europea en España, María Ángeles Benítez, advirtió ayer de que los fondos europeos para la recuperación de la crisis derivada de la pandemia establecidos «no son que sigamos como antes», sino que deben apoyar la reconversión y permitir una transformación profunda del sistema social y económico con la finalidad de acelerar la tranformación verde y digital. Por eso, indicó, las cantidades establecidas «no tienen precedentes» y en el caso de España equivalen a todo lo que ha recibido de la UE desde su adhesión.

España se beneficiará de los fondos europeos Next Generation fundamentalmente a través de dos grandes instrumentos de inversión: el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR) -que contempla casi 70.000 millones solo en subvenciones- y el React-EU, que aportará 13.200 millones y de los que Canarias recibe 630 millones.

NEXT GENERATION

  • Mecanismo de Recuperación España recibirá de este instrumento 69.500 millones en subvenciones.

  • No territorializado Estos fondos no están territorializados y compete a cada estado establecer los criterios de reparto.

  • ReactEU España cuenta con una asignación de 13,2 millones con cargo a este programa.

  • RUP Canarias recibe con cargo a este fondo 630 millones, que incluye una intensidad de ayuda de 30 euros por habitante por ser una RUP.

Benítez puntualizó que el reparto entre comunidades autónomas de estos recursos no es competencia de la UE -«los fondos no están territorializados»-, sino que es el Gobierno de cada estado el que establece sus propios criterios de distribución. Lo que hace la Unión es atender las peticiones si los objetivos contemplados en los planes presentados cumplen. «Serán estos logros los que marquen la llegada de los fondos» y subrayó que «hay que utilizarlos bien y justificarlos muy bien». Por eso se apeló al compromiso de cada estado.

En el caso del plan estratégico presentado por España, indicó que «cumple con las líneas climática y la digital y los parámetros establecidos por Bruselas», que establece que el 37% de los fondos deben tener impacto en la lucha contra el cambio climático y al menos un 20% mínimo a la transformación digital.

La representante de la Comisión en España insistió en que «para que los pagos empiecen a llegar, los países deben demostrar que han cumplido los objetivos fijados y a los que se comprometieron». Si no es así, zanjó, «el dinero no va a llegar». En este sentido, se refirió al turismo para señalar que los fondos de recuperación deben servir para transformar el modelo y hacerlo mucho más sostenible.

María Ángeles Benítez también manifestó la preocupación de las autoridades europeas por la «capacidad de absorción de los fondos». España, dijo, tiene un plan de choque para los próximos dos años para que se produzca un arranque de las reformas y de inversiones que sea fuerte y rápido. Sin embargo, recordó que el mensaje que la presidenta de la Comisión Europea ha hecho llegar al Gobierno español en varias ocasiones «es que este plan debe responder a un proyecto de país, de consenso para que nadie se quede fuera».

Agregó que es el propio país el que debe organizar la distribución y gestión de los recursos que lleguen porque para Bruselas «no son fondos territorializados, sino que se destinan a un país según logros y objetivos». En cualquier caso, la UE «sigue de cerca la situación y hay un mecanismo de control de monitoreo de los fondos y progresión del plan», aunque todavía está empezando y es pronto para evaluarlo. «Esperamos que las reformas tengan su efecto y sean eficaces» apostilló.

Benítez -que ayer participó junto a las ministras de Ciencia, Diana Morant, y de Justicia, Pilar Llop, en la inauguración de las jornadas «Futuro de la igualdad de género», organizadas por el Gobierno de España-, ha recuperado las vistias a las comundiades autónomas para dar a conocer las políticas de la UE.

Pacto de Migración y Asilo

Por otro lado, María Ángeles Benítez, defendió ayer la política de la UE sobre inmigración y aseguró que la mejor solución a este problema en Canarias sería la aprobación del Pacto de Migración y Asilo, que aún se halla en proceso de negociación. Este texto ha sido rechazado por el Gobierno de Canarias cuyo presidente, Ángel Víctor Torres, lo ha calificado de «inaceptable».

Benítez considera que la situación de las islas es «difícil» porque son la primera puerta a la inmigración que llega de África, pero hizo hincapié que la propuesta de pacto de la Comisión -que entrará en vigor cuando sea aprobado por el Consejo Europeo y el Europarlamento- «pretende que todos los estados tengan una parte de responsabilidad y que no sea solo del país de llegada, sino que se refuerce la solidaridad en la acogida».

Sobre este asunto, apuntó además que las autoridades europeas «no han tirado la toalla» y confían en un acuerdo aceptable para todos los estados miembros «y que cada uno acepte su parte de responsabilidad».

Asimismo, enumeró las medidas de apoyo al archipiélago para la gestión migratoria y detalló que desde diciembre de 2020, la comunidad autónoma ha recibido 70 millones de ayuda de emergencia del total de 124 millones concedidos a España. Con este dinero se ha financiado, entre otros, la puesta en marcha de las 7.000 plazas de acogida en instalaciones temporales del Plan Canarias y se han reforzado las infraestructuras policiales.

Por otro lado, se refrió a la relación de la UE con Marruecos -país al que se han destinado 346 millones para cooperación en materia de migración- y señaló que la relación fluida con Rabat ha dado buenos resultados.