Entrevista a Patricia Hernández, alcaldesa de Santa Cruz de Tenerife

«Es imposible pactar con CC sin que te vean de medianero»

30/09/2019

— Cuando colocaba la bandera por el 500 aniversario de la expedición de Magallanes, ¿pensó en algún momento que haber alzado el bastón de mando en este ayuntamiento también fue una hazaña?

— Sí (ríe). No tan comparable como aquéllo pero fue un hecho histórico, con un poco de épica. El reto que tuvimos en campaña fue hacer pensar a la gente que esto era posible, que veníamos a tumbar a ATI. Lo vinculábamos con el compromiso de todo el partido, más allá de Santa Cruz; decíamos que si caían aquí, caían en todos los lados como así fue.

— Sin embargo, ese mensaje electoral no terminó de calar en las urnas, porque ustedes no ganaron las elecciones en Santa Cruz...

— Nosotros sacamos los mismos resultados que CC en años anteriores. Es verdad que ellos crecieron, fueron capaces de concentrar el voto de continuidad, incluso el del PP, y nosotros el del voto del cambio.

— Cambio es un eslogan de las primeras elecciones democráticas....

— Cambio no solo en las políticas sino también de actores.

— Y usted llega y rompe la tendencia de su partido de volver a ser uno de los compañeros de viaje permanente de Coalición...

— Como experiencia propia supe que era imposible pactar con CC sin que te consideren medianero o súbdito. Era imposible trazar cualquier acuerdo con alguien que considera que son propietarios de la finca. Ellos no quieren aliados. Yo sé, porque lo experimenté, que solo es posible llevar a cabo un programa de cambio si pasaban a la oposición.

— Volviendo a la metáfora de Magallanes, de ese viaje en el que se enrolaron 250 personas solo sobrevivieron 18; ¿teme que su pacto, con concejales que han sido expulsados de Ciudadanos, se cobre bajas y termine por naufragar?

— De verdad creo que vamos a terminar la legislatura. Se habla de que no pueden estar en el Gobierno pero hay un informe del secretario en el que se les reconoce que pueden seguir ejerciendo sus funciones en plenitud. A partir de ahora el debate es si pueden cobrar o no lo cual me resulta fascinante. Eso querría decir que una persona adinerada puede ejercer pero no una persona que trabaja para Santa Cruz y no podría ser retribuida por la ciudad de Santa Cruz.

— ¿Y qué pasa con los concejales que están en la oposición que no cobran? ¿No trabajan por la ciudad?

— Es lo siguiente que iba a decir, que no me extraña que pidan esto porque llevan 40 años impidiendo que quienes no piensan como ellos perciban una retribución, precisamente porque debieron pensar que no cambiarían de lugar. Ésta es otra cuestión que debemos resolver, la oposición debe tener los medios suficientes para ejercer su trabajo.

— Sinceramente, ¿se siente cómoda en un pacto sustentado con dos concejales expulsados por su partido?

— Pues sí. Y me siento muy muy cómoda por una razón: porque esa decisión no se tomó en Santa Cruz de Tenerife, no con la oferta electoral que ellos propusieron para el municipio, aunque haya ahora dirigentes de ese mismo partido que piensen lo contrario. Pero yo hablé con esos mismos dirigentes para llegar a un acuerdo.

— Si usted hubiera estado en la situación de los expulsados por Cs, ¿habría hecho lo mismo?

—Nunca me hubiera pasado. A mí nunca me hubieran obligado a pactar con CC porque eso se acordó antes con el partido.

— ¿No se hubiera presentado?

— No me hubiera presentado. Esto fue una de las conversaciones que se tuvieron cuando me pidieron que me presentara a las primarias de Santa Cruz. Yo puse como condición innegociable no pactar con CC.

— Hasta que las mayorías de las instituciones marcan otra cosa.....

— Yo tenía el compromiso en todos los ámbitos.

— En estos meses tan convulsos de la política nacional, su partido defendió plasmar en una ley que gobernara la lista más votada. ¿Está de acuerdo?

— El que gobierne la lista más votada iría contra el sistema parlamentario, pero hay fórmulas. En el caso de que no se pueda articular mayorías, hay que buscar una vía de escape. En los ayuntamientos, si no mayoría absoluta, entonces gobierna el más votado. En el Parlamento vasco, el que tiene más votos en la segunda vuelta. El sistema está diseñado para el bipartidismo o los partidos no están entrenados para hacer renuncias. Lo que está claro es que no podemos seguir en una situación permanente de bloqueo. Se hace imprescindible una propuesta de desbloqueo.

— Hay gente que se siente frustrada cuando las mociones de censura inmediatas voltean los resultados...

— CC en las últimas tres legislaturas no ha sido la fuerza más votada. El problema está en los compromisos que se adquieren con los ciudadanos. Hablar claro a la gente. ¿O alguien duda de que los votos a IUC están encantados con que una fuerza de izquierdas como el PSOE tenga la Alcaldía, en vez de Coalición?

— ¿Qué cree que ha pasado para que su partido en Canarias, y en otras comunidades autónomas, haya podido pactar con la opción a la que su propio partido en Madrid califica de «extrema izquierda»?

—Bueno, se intentó llegar a un acuerdo antes de verano...

— Usted sabe más que yo que las negociaciones reales nunca se retransmiten en vivo y directo...

— ¡Eso ya se lo digo yo! Bueno, el pacto de Gobierno de Canarias casi se retransmitía....

— Esas negociaciones no estuvieron tan a la vista como las de Madrid. Las de usted en el ayuntamiento las llevó muy discretamente...

— Estuvimos en la discreción más absoluta igual que el resto de interlocutores. Lo que tengo claro es que en privado se avanza mucho más que en público. Aquí, en Santa Cruz, se habló en primer lugar de política (construcción de vivienda nueva, multiplicar las guarderías infantiles, asistencia en domicilio...) y después hablamos de los puestos que ocuparían las personas. Yo creo que ese orden ayuda.

— Usted que pasó por el Gobierno autonómico, batallaron con CC para remodelar el Fondo de Desarrollo (Fdcan) y revisar los conciertos sanitarios. ¿Cree que este Gobierno debería de continuar en ello?

— Sin duda, sí. Nunca cuestioné los fondos para inversión, ni lo hago ahora, pero sí me parece que se deben de hacer en el ámbito sociosanitario y educativo. Es imprescindible y así lo he dicho.

— ¿También sigue viendo claro la revisión de los conciertos sanitarios?

— Sin ninguna duda, sobre todo los que no tienen soporte contractual y siguen pagándose millones de euros sin contrato y en nulidad como la nuclear del Negrín. Si no se compraba cuando se disponía del crédito, está claro que se quería seguir aumentando la cuenta de resultados de la sanidad privada.

— Impulsora del Comisionado contra la Pobreza y este Gobierno lo desecha después de ver que sirvió de poco. ¿Qué le parece?

— No; en solo 18 meses hizo las cláusulas sociales, las aprobamos y después no se aplicaron. Dejó la ley del tercer sector, se metió en una gaveta y llegó tal cual un día antes de disolver el Parlamento. Encargó un diagnóstico sobre la pobreza a las universidades que también llegó justo cuando nos fuimos. Como les dio vergüenza, cambiaron unas cosas que llamaron estrategia por justificar y lo llevaron a la Cámara a última hora. Yo entiendo que a este Gobierno le haya costado seguir con esa figura que fracasó en la legislatura anterior pero sigo pensando que las políticas de inclusión social deben ser transversales.

— ¿Tiene alguna razón que justifique que duplique cargos?

— A mí me pidieron ir en la lista con Ángel Víctor Torres como número dos y a mi partido casi nunca le digo que no (ríe) y a algunos dirigentes les digo que no, pero la causa por la que se justifica la expresaron otros. Fue Ábalos quien directamente me dijo que tenía que estar en los dos sitios.

— Y cualquiera le dice a José Luis Ábalos que no...

— A Ábalos no le digo que no (ríe).

  • 1

    ¿Acierta el Gobierno al programar la exhumación de Franco 18 días antes de las elecciones generales?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados