En Canarias no se saldrá a la calle antes del día 26 de abril

09/04/2020

A pesar de las valoraciones que desde el Gobierno planteaban la posibilidad de que Canarias saliera del confinamiento antes que otros territorios del Estado, el consejero de Sanidad y Administraciones Públicas ayer que eso no va a suceder en los próximos días. Los canarios deben seguir en casa

El portavoz del Gobierno y consejero de Sanidad y Administraciones Públicas, Julio Pérez, cerró ayer la puerta a cualquier posibilidad de que los canarios puedan acortar el confinamiento decretado por Madrid hasta el 26 de abril y se mostró tajante al asegurar que en Canarias no se podrá salir a la calle en los próximos días. «De ninguna manera», afirmó el consejero, para indicar que «no veo motivo para levantar el confinamiento». En su habitual comparecencia tras el Consejo de Gobierno, Julio Pérez insistió en que «volveremos a pisar las calles nuevamente, pero al menos hasta el 26 de abril no tiene sentido hablar del fin del confinamiento».

Sin embargo, ha sido el propio Gobierno regional quien ha planteado la posibilidad de reducir las restricciones impuestas a la movilidad de la población. Desde el comité científico para la emergencia sanitaria se ha valorado que evolución de la pandemia en las islas, así como las especiales características de esta comunidad autónoma podrían permitir que Canarias fuera uno de los territorios de España donde primero finalizara el confinamiento. Además, la jefa del área del Centro de Coordinación de Emergencias Sanitarias, María José Sierra, reconoció el martes en rueda de prensa que el Estado está valorando que en el archipiélago se adelante la desescalada en las restricciones.

Para el consejero de Sanidad está claro que «no vamos a poder salir a la calle en los próximos días». A su juicio, «si tenemos las cifras que tenemos en las islas» -Canarias está entre las cinco comunidades autónomas con menos contagios y sus registros han mejorado respecto a hace unas semanas- «es porque nos hemos quedado en casa, especialmente la población más joven».

En cuanto a la vuelta a la actividad de los sectores productivos, señaló que «se redujeron las actividades permitidas en un primer momento y así seguimos, excepto para obras excepcionales». En este sentido, indicó que «puede ser que algunas industrias comiencen antes que otras», pero hizo hincapié en que no será «en el futuro inmediato». Agregó Julio Pérez que «no percibo una posibilidad de cambio» salvo para «prepararnos para el futuro, porque esta situación acabará», dijo.

Por otro lado, el director del Servicio Canario de Salud (SCS), Antonio Olivera, apuntó ayer a las islas de La Graciosa y El Hierro como primeras zonas donde se podría comenzar el desconfinamiento en Canarias una vez se inicie dicho proceso en el marco de la lucha contra el coronavirus, si bien matizó que es necesario combinar la prudencia y con la realidad de cada territorio. Olivera señaló la necesidad de tener «prudencia» ante el proceso de desconfinamiento, después del «compartimiento ejemplar» y el «esfuerzo enorme» realizado por la ciudadanía, para no llevar a cabo «una salida prematura que echara por tierra el esfuerzo».

Si bien, admitió en declaraciones al programa de José Luis Martín en 7.7 Radio, que dicha prudencia hay que combinarla con la «realidad archipielágica de algunas islas donde la influencia del virus es cero como el caso de La Graciosa o el único caso en El Hierro».

En este sentido, consideró que Canarias «puede ser un fantástico lugar de prueba para ver cómo se articula ese procedimiento en lugares como La Graciosa o El Hierro», territorios donde defendió tendría «más lógica» iniciar ese proceso de desescalada por sus propias características, donde ir viendo cómo una población que «ha estado seis semanas en su vivienda, cómo va ir poco a poco volviendo a la realidad». De todos modos, expuso que para estudiar cómo hacer frente a este nuevo proceso, se han creado equipos multidisciplinares.