Ángel Víctor Torres (d), la consejera Máñez, con los líderes sindicales Manuel Navarro e Inocencio González. / EFE

La elección del presidente del CES sigue empantanada ante la falta de consenso

Las patronales tienen la mayoría al tiempo que decae la propuesta del Gobierno, que contaba inicialmente con el apoyo de los sindicatos

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ LAS PALMAS DE GRAN CANARIA.

Pasado un año desde que se iniciaran las conversaciones, y más de tres meses después de presentadas las propuestas de las distintas entidades, la Presidencia del Consejo Económico y Social (CES) sigue sin tener titular. La elección continúa empantanada y el Gobierno sigue sin dar un paso adelante para nombrar a los componentes de este órgano ante una votación que no tiene controlada, pero que ya parece definitivamente inclinada hacia la candidatura de las patronales, el presidente saliente de la CEOE-Tenerife, José Carlos Francisco.

Después de tantear nombres de uno y otro lado, finalmente se encontró a la persona que podía suscitar el consenso en la catedrática Gloria Rojas. El Gobierno la propuso como experta independiente y con un «perfil que más allá de su prestigio profesional está encaminado a obtener la unanimidad», según reconocieron fuentes del Ejecutivo. Ante esta iniciativa, las patronales provinciales dieron la batalla por perdida y, aunque no era el perfil que buscaban, estaban dispuestos a ceder en sus pretensiones.

Sin embargo, la salida de Francisco de la CEOE-Tenerife supuso un viraje y la recomposición de piezas en el escenario. La patronal tinerfeña encontró el respaldo de la Confederación Canaria de Empresarios para hacer presidente a este empresario tinerfeño ante el inmovilismo de la Consejería de Economía «que no las vio venir», dice un miembro del CES.

Distintas fuentes reconocen en este sentido que «no se ha negociado bien», sobre todo porque «el Gobierno se comprometió con Rojas a que sería el único nombre sobre la mesa». Ahora, la opción que se les propone es que busquen un acuerdo las propias organizaciones o que voten ambas candidaturas porque el Ejecutivo no va a arbitrar este asunto, lo que evidencia que «se les fue de las manos y no supieron reaccionar a tiempo».

El secretario general de UGT, Manuel Navarro, señala que, aunque su candidata era Gloria Rojas, «si ya está decidido y solo hay una candidatura, buscaremos la unanimidad» y, por tanto, esta organización respaldará a Francisco. En esta legislatura, las vicepresidencias del CES le corresponden a la patronal y a CC OO, pero a la vista de que el presidente será, con toda probabilidad, un empresario, UGT reclamará la otra vicepresidencia «como fórmula para equilibrar las fuerzas», indicó Navarro.

Por su parte, el líder de CC OO, Inocencio González, ha señalado que si la propuesta no es Rojas, los órganos del sindicato tendrán que volver a posicionarse, porque la decisión que habían adoptado era apoyar esta candidata. Señala que la postura de la Consejería de Economía ha sido dejar la búsqueda del acuerdo a las cuatro organizaciones. A su juicio, «lo más importante es que se cierre este asunto cuanto antes, porque el Consejo no puede dejar de funcionar».

El CES está en situación de interinidad desde hace más de un año, ya que el mandato finalizó en diciembre de 2020. Previamente, el presidente, Blas Trujillo, había dejado el cargo para dirigir la Consejería de Sanidad. En este tiempo, ha sido el secretario general de la CCE, José Cristóbal García, quien ha ocupado el puesto de manera provisional. El departamento de Economía, Conocimiento y Empleo, que dirige Elena Máñez, publicó a principios de diciembre el cese de los miembros del Consejo y estableció el plazo para que las distintas organizaciones ofrecieran sus propuestas al pleno, órgano que finalmente tiene que designar al presidente en una reunión que se debió celebrar a final de enero o principios de febrero.