El Tribunal de Estrasburgo avala las «devoluciones en caliente» de inmigrantes

13/02/2020

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) avaló este jueves las llamadas «devoluciones en caliente» de inmigrantes tras saltar la valla de Melilla, en un fallo que puede acarrear repercusiones inmediatas en la política migratoria de los países europeos.

La Gran Sala del TEDH - la más alta instancia de la corte, ante la que no cabe recurso - falló por unanimidad a favor de España en el caso de dos inmigrantes de Mali y Costa de Marfil que fueron expulsados a Marruecos tras entrar ilegalmente en el enclave español de Melilla en agosto de 2014.

La corte europea rectificó así su sentencia de octubre de 2017, en la que se condenó a España por esta «expulsión de carácter colectivo», contraria al Convenio Europeo de Derechos Humanos, «sin ninguna medida administrativa o judicial previa». Ahora, la Gran Sala de 17 jueces concluye que los dos demandantes «se pusieron ellos mismos en una situación de ilegalidad» al acceder «a lugares no autorizados, en un grupo numeroso, aprovechando el efecto masivo y recurriendo a la fuerza».

Por otro lado, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) confía en que el Tribunal Constitucional tumbe el procedimiento de devoluciones «en caliente» de inmigrantes cuando le corresponda examinar los recursos contra la llamada ley mordaza, que cuestionan, ente otras, la disposición que les da cobertura. Los principales directivos de CEAR conocieron ayer la sentencia del Tribunal de Estrasburgo que avala este tipo devoluciones y señalaron que «nos parece desalentador. Con todos los respetos a la Gran Sala, creemos que no han entendido nada de las cuestiones que planteábamos la parte demandante y también CEAR, que somos tercera parte en este procedimiento», manifestó la directora del Servicio Jurídico de esta ONG, Paloma Favieres.

También el ministro del Interior se pronunció ayer en torno a la polémica por las devoluciones en caliente y de ciudadanos de Mali a través de Mauritania para subrayar que todas las repatriaciones se realizan con las «garantías máximas». Todos los procedimientos tienen control judicial efectivos antes de la devolución, insistió.

Torres también apoyó esta declaración del ministro e hizo hincapié en que las devoluciones se hacen en cumplimiento estricto de la legalidad internacional, tanto en la devolución como en los flujos. «Deben hacerse de manera coordinada y ordenada y dentro de los parámetros y protocolos que marca la ley», dijo.