El PSOE llama a la resistencia

Cargos federales y autonómicos del Partido Socialista celebran la fiesta de la rosa arengando a sus militantes a que lleven con «orgullo y dignidad» las siglas del partido, frente a los «ataques de la «derecha política y mediática». El candidato electoral a la Presidencia de Canarias, Ángel Víctor Torres, da su primer mitin entre olores a paella y bocadillo de chorizo perro sin probar bocado; se fue antes de que acabara la fiesta

ALMUDENA SÁNCHEZ | SANTA CRUZ DE TENERIFE

Más de un militante socialista sin información actualizada acudió ayer a celebrar la fiesta de la rosa, confiado todavía en que vería al ministro que se ha hecho famoso en Canarias en un abrir y cerrar de ojos: José Luis Ábalos. Sin embargo, se dieron de bruces con el recién proclamado candidato electoral a la Presidencia por el Partido Socialista Canario ( PSC), Ángel Víctor Torres, que les arengó entre olores a paella y bocadillos de chorizo perro.

En ausencia de Ábalos, la dirección federal resolvió enviar a la secretaria de Igualdad, Susana Ros. Ambos llamaron a «resistir, resistir» -enfatizaron- para hacer frente a los «ataques de la derecha política y mediática que ataca al Partido Socialista con ruido y con sus mentiras».

En el Pabellón de La Vera, el ruido que Torres tuvo difícil de superar fue el de la algarabía de unos niños que brincaban sobre un payaso hinchable, justo al otro lado del escenario. Pero se esforzó por compensar la ausencia de Ábalos con la denuncia de que «el Gobierno de Canarias incumple sus propios convenios».

«Aquí, en el Valle de La Orotava, en Puerto de la Cruz y en Los Realejos -empezó a coger fuerza el candidato- tengo que decirles que el Gobierno de Canarias nos convocó en febrero a los responsables de carreteras de los cabildos para decirnos que íbamos a recibir 10 millones para la seguridad en las vías. Cuando está a punto de terminar septiembre, hemos recibido cero euros. Lo denuncio aquí -remarcó Ángel Víctor Torres-, porque son incapaces de cumplir lo suyo y por eso, tenemos que cambiarles en esta tierra».

El máximo dirigente de los socialistas canarios insistió en la polémica que hoy en día está más viva con Coalición Canaria: «cuando nos acusan de que no firmamos el Convenio de Carreteras, digamos claramente que el Gobierno de Pedro Sánchez será el que se sentará para firmarlo, cuando el Partido Popular no hizo nada mes tras mes».

Desde el atril, Torres sacó un segundo asunto con el que poder contraatacar al Ejecutivo de Fernando Clavijo. «Es curioso -dijo- que nos dicen que los socialistas en Madrid no defienden a Canarias. Denuncio aquí también que estamos esperando por ese Gobierno a que firme el Convenio de Depuración por 10 millones de euros».

Con esto y, sobre todo con un ministro de cuerpo ausente, el candidato socialista se metió de lleno en su nuevo papel para abogar por un cambio político el año próximo.

Para ello, echó mano de los clásicos en estas circunstancias. «Estamos peor en educación, sanidad, servicios sociales, igualdad, juventud, vivienda.. En todos los parámetros estamos peor -subrayó-. Algunos, los más ricos, están mejor pero la clase media y los que más necesitan, están ostensiblemente peor», aseguró. Y terminó sentenciando que «el Gobierno de Canarias va a terminar estos cuatro años lastrado por sus números».

Llegado este momento, acompañado por una exigua representación pública y orgánica, Ángel Víctor Torres, habló de la «esperanza» que representa el Partido Socialista. «Estamos ya enfrascados en el cambio -aseguró-, pero no podemos hacerlo solos».

A todos los que se congregaron en el pabellón les advirtió que «no basta con que nos reunamos en la fiesta de la rosa y salgamos todos nosotros convencidos. Tenemos que convencer a la gente que no es militante pero simpatiza con nuestras causas -animó- para que el día en que se abran las urnas, apuesten por un Partido Socialista gobernando y presidiendo Canarias».

Para ello, el secretario general de los socialistas señaló que «es importante hacer un esfuerzo colectivo». «Es el momento -dijo- en que, unidos en el partido, salgamos a pedir el voto a la mayoría social de Canarias».

En este sentido, Torres, quiso dejar claro su respaldo a los candidatos en los tres municipios congregados a la fiesta de ayer. Celebró que su primer gran acto de partido tras lograr los avales para su candidatura fuera entre la militancia de Los Realejos, Puerto de la Cruz y La Orotava.

El candidato demostró ser consciente de lo «complicado que resulta» conquistar estos territorios, pero aseguró que «contarán con todo el apoyo del partido», dicho lo cual abandonó el pabellón sin probar bocado.