El CES pide subsanar la «altísima inseguridad» jurídica del REF

25/05/2018

El presidente del Consejo Económico y Social (CES) de Canarias, Blas Trujillo, subrayó ayer los contrasentidos que registra el desarrollo normativo de la ley, que genera desajustes con los fines de la propia norma. En la actualidad, indicó, es imposible destinar RIC a la rehabilitación en zonas turísticas, que fue uno de los objetivos de la norma.

El Consejo Económico y Social de Canarias (CES) ha advertido del «altísimo nivel de inseguridad jurídica» en algunos de los incentivos más potentes del REF, como es la Reserva de Inversiones de Canarias (RIC), como consecuencia de los desajustes que registra el desarrollo reglamentario de la ley con los fines que persigue la propia normativa. El presidente de este órgano, Blas Trujillo, instó ayer a resolver estos «contrasentidos» en el debate de los aspectos económicos de la ley que se está llevando a cabo en el Congreso de los Diputados.

El pronunciamiento del CES -aprobado por la unanimidad de sus miembros esta misma semana y que en los próximos días será trasladado al Gobierno de Canarias- señala que «buena parte de los incentivos» recogidos en la actual regulación «no se ajustan a los fines de la normativa» y que la inseguridad jurídica que genera esta circunstancia, expuso Trujillo, los convierte en «inservibles».

Confía en que, tras el análisis del Consejo de la propuesta de reforma de la Ley del Régimen Económico y Fiscal, los grupos parlamentarios puedan recoger en forma de enmiendas estas observaciones para hacer que la norma resulte «eficaz y eficiente». Insistió Blas Trujillo en que el resultado «se ha desvirtuado y nada tiene que ver» con los principios de la norma, situación que achacó al «desconocimiento» del legislador.

Por eso, el presidente del CES aboga por que en el desarrollo de futuros reglamentos participe el Gobierno de Canarias -desde el ámbito técnico y político- así como los agentes económicos y sociales de las Islas. A la vez, demanda al Ejecutivo autonómico la creación de una oficina técnica de seguimiento del REF para evitar efectos «indeseados» y que evalúe sus efectos en el tejido económico y social de las Islas.

Insistió en que invertir RIC en este momento es «un riesgo» porque si alguien tiene esa posibilidad y decide rehabilitar en zonas turísticas «hay que verificar que ese inmueble, que a lo mejor ha tenido de sucesivos propietarios, jamás se ha beneficiado ni de RIC ni del Fondo de Previsión de inversiones y nadie puede garantizar eso». Por lo tanto, añadió, «la practica hace imposible esa inversión porque no hay seguridad jurídica».

«Es imposible materializar RIC para rehabilitar»

Blas Trujillo afirmó ayer que ahora mismo es «imposible» materializar la RIC en rehabilitación de activos usados. A su juicio, esta circunstancia «cercena de forma clara el sector de la construcción, que es absolutamente necesario si queremos mejorar el empleo en las Islas».

El presidente del CES relacionó la mejora de las cifras del paro con la reactivación de la construcción y ésta, dijo, «tiene dos patas: obra nueva y rehabilitación. Y una de ellas nos la estamos amputando». Recordó que Canarias perdió entre 2007 y 2016 casi 100.000 empleos en este sector y su recuperación pasa por inversión nueva y la rehabilitación, en la que el mejor instrumento es la RIC.

Trujillo explicó que uno de los «principios inspiradores» de la ley del REF en 1994 fue propiciar la rehabilitación de la planta alojativa turística obsoleta y las zonas comerciales obsoletas, es decir, «un objetivo marcado expresamente en un territorio con pocas posibilidades de crecer y con necesidad de una clara y urgente puesta al día de algunas zonas turísticas».

Sin embargo, los sucesivos cambios normativos produjeron modificaciones que impiden llevar a cabo esta finalidad, lo que calificó de «contrasentido». Entiende el CES que el incentivo «más potente» para la rehabilitación es la RIC, pero no se pueden reformar ni comprar inmuebles que ya se hayan beneficiado de este instrumento.

Para aclarar este principio, en 2006 se puso una «barrera temporal» y se contempló que cualquier inmueble que se hubiera beneficiado con RIC entre 1994 y 2007 se podía comprar o vender «con o sin incentivo».

Sorprendentemente, indicó Trujillo, el desarrollo reglamentario de la ley del REF de 2015 eliminó la referencia temporal de 2007, y los inmuebles que hayan tenido RIC desde 1994 «no se pueden acoger a renovación, por parte de su propietario o de otros.

Además, señaló que, después de consultas vinculantes a la administración tributaria, se respondió que estos activos no pueden haber estado dotados de RIC ni tampoco del antecedente, el Fondo de Previsión de Inversiones de Canarias que nació en 1972, lo que practicamente descarta cualquier inmueble en zona turística. Esta interpretación, dijo, «imposibilita de facto que nadie dedique dinero a rehabilitar estos activos que han sido usados, lo que significa una contradicción importantísima con uno de los principales principios de la ley».