El 80% de la ayuda exterior canaria se dedica a la comunidad en el país

30/08/2018

Los últimos datos hablan de una comunidad de 60.000 canarios o descendientes de las islas en Venezuela. Ese vínculo territorial hace que el 80% del presupuesto en ayuda exterior del Gobierno regional tenga a la comunidad isleña en el país como su principal destinataria.

Así lo explica Luis Padilla, viceconsejero de Acción Exterior del Ejecutivo autonómico. El responsable del área incide en que los últimos acontecimientos han obligado a aumentar el esfuerzo. «El nuevo programa que hemos puesto en marcha ha asumido un incremento de crédito, a propuesta del Parlamento, de 300.000 euros. Y eso lo estamos dedicando a una tarjeta mensual de 41 euros prepagados para comprar alimentos. Se controlan por las autoridades canarias en el exterior y se audita externamente. Hay una cobertura a que las personas con precariedad económica reciban ayudas con este suplemento. Ya hemos entregado 1.400 tarjetas y en octubre lo haremos con unas 1.600. Sabemos que son personas en extrema necesidad porque hay entidades canarias allí con las que desarrollamos un diálogo y tenemos tradicionales programas de cooperación. Allí hay trabajadores sociales que evalúan las peticiones», comentó.

Padilla insiste en la necesidad de colaborar en el apartado sanitario. «Lo que estamos haciendo hasta ahora es gestionar un millón de euros destinado a nuestros emigrantes fuera, que son gente que ni ha pisado Canarias pero que tiene un arraigo con el archipiélago hasta idealizado. En sanidad tenemos tres programas. El más grande, que se lleva el 60% del presupuesto, es un acuerdo con una fundación española que gestiona la embajada y que viene a sustituir a la sanidad pública española. Las personas que han emigrado allí y han estado cotizando tienen un servicio de protección sanitaria. Le dedicamos 600.000 euros y hemos tenido 1.300 beneficiarios. Como la canaria es la comunidad más grande que ahí allí, la mitad de todo lo que atiende la fundación son canarios», dijo.

También se dedican partidas, ambas de 100.000 euros, destinadas a la apertura de pequeños consultorios con personal local contratado o para la ayuda de compra de medicamentos, uno de los grandes obstáculos para la población.