Convención Autonómica del PP. / cober servicios audiovisuales

Feijóo: «La política fiscal de Sánchez no funciona»

El presidente del PP destaca en Gran Canaria que están preparados para gobernar un tiempo de vacas flacas después de un periodo lastrado por la inflación, bajo crecimiento y gran deuda pública

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, instó ayer a su formación a trabajar para volver al Gobierno, aunque reconoció que le tocará gestionar una etapa de «vacas flacas» marcada por la gestión de Pedro Sánchez y que deja al país «lastrado por la inflación, el bajo crecimiento económico y una gran deuda pública». A su juicio, la política fiscal de Sánchez «no funciona».

El líder del PP participó esta mañana en Las Palmas de Gran Canaria en la apertura de la convención itinerante que los conservadores llevarán por todas las islas para explicar su 'Plan para gobernar'. En su crítica al Gobierno presidido por Pedro Sánchez, señaló que el incremento del gasto y los impuestos «nunca han sido receta para parar la inflación y aumento de precios» y afirmó que «la economía no tiene margen para pedir más impuestos».

Ante una abarrotada sala de Infecar señaló que la política está para solventar el día a día de la gente y por eso instó a la «escucha honesta, activa y comprometida» para conocer lo que interesa a los ciudadanos.

Destacó que el presidente de los populares canarios, Manuel Domínguez, ha centrado su estrategia en ser alternativa para gobernar y la primera propuesta en este sentido debe ser unir a la sociedad española «y no ser presidente a costa de la fractura social».

Resaltó, además, que construir un plan para gobernar necesita referentes de buenas prácticas. En el caso del PP es Andalucía, que en tres años y medio «se ha convertido en una locomotora económica o Galicia, donde hemos sido capaces de frenar el nacionalismo».

«Es importante tener referentes de cómo gobernar y cómo no hacerlo, como muestra el Gobierno de España, que es un manual de malas prácticas».

Por otra parte, señaló en su intervención que se debe «pensar en gobernar, no en figurar y resistir, respetar las instituciones del Estado más que el partido y pensar más en el país que en las elecciones».

Para Feijóo «cuando se llega al Gobierno, este se debe a los intereses de todo el país, le hayan votado o no. Esta obviedad no la ha entendido Sánchez, porque en este Gobierno imperan las cuotas más que el talento», además de criticar que es el más caro de la historia: 200 millones diarios, lo que en su opinión es una provocación.

Sin embargo, considera que a Sánchez no le importan las malas compañías con tal de mantenerse, lo que prioriza ante la gestión. Esta circunstancia se evidencia en los presupuestos, según el presidente popular, que no se distribuyen según criterios objetivos, sino buscando apoyos para sacarlos adelante. Por eso, aseguró, en Canarias no suben.

Respetar a las instituciones fue otro de los ejes del discurso de Feijóo, porque «es una forma de respetar a los ciudadanos». Debemos ser muy claros en esto, dijo, «porque a España y a sus instituciones, la respeta más el PP que el Gobierno de España». A su vez, exigió a Sanchez explicaciones por el giro en las relaciones con Marruecos y Argelia. «Los españoles tenemos derecho a saber qué hemos pactado Con Marruecos».

A siete meses de las elecciones, Feijóo instó a sus compañeros a trabajar siendo conscientes de que van a pedir la confianza «para gestionar un momento crítico, de que deben trabajar con el rigor, de que no podemos equivocarnos porque ya se han equivocado mucho y con el orgullo de que cada vez que hay problemas, el PP ha sido llamado a gobernar».

Vídeo. COBER SERVICIOS AUDIOVISUALES

Por su parte, el presidente regional, Manuel Domínguez, hizo hincapié en que ahora el PP es realmente «alternativa de gobierno, un partido serio, responsable, que confía en España» y se mostró convencido de que Núñez Feijóo será el próximo presidente del Gobierno. « Te necesitamos en la Moncloa, necesitamos tu solvencia y experiencia allí para desarrollar mejor nuestro trabajo aquí».

En esta ruta para mostrar su 'Plan para gobernar', el objetivo es «teñir de azul el archipiélago y hay que estar preparados». Un plan que pasa, indicó, por bajar los impuestos porque, mientras el Gobierno es un 64% más rico, los canarios son más pobres y se niega «a que se divida a la sociedad entre pobres y ricos».

Domínguez criticó la sumisión que a su juicio presenta el Gobierno de Canarias frente a la «bota» del Estado. Torres, dijo, se comporta como «medianero de Sánchez que solo acepta lo que le dicen de Madrid». Por eso, insistió en que Canarias «pide a gritos un cambio» y a su juicio, «sobra ideología y faltan propuestas y soluciones». Agregó que soplan «vientos de cambio, pero hay que conquistarlo con trabajo, esfuerzo y empeño».

Agradeció la vuelta de los militantes que se fueron y sobre todo «a los que se quedaron, porque no se dejaron llevar por cantos de sirena y son la verdadera fuerza del PP para que se produzca el cambio deseado» porque Canarias «nos necesita», dijo. Pidió valentía, levantar la cabeza, contar el proyecto popular porque venimos a ganar, no a ser la bisagra de nadie ni muleta de nadie. veníamos a gobernar porque Canarias nos necesita». «La ciudadanía busca en el PP el refugio seguro cuando las cosas pintan mal. Incendios, volcán, pandemia, se quiere dar lástima en vez de dar soluciones, porque a la política se viene a dar soluciones».

En el pistoletazo de salida de la Convención, Domínguez indicó que somos lo que somos también por el pasado, donde encuadró el trabajo de José Manuel Soria, Asier Antona y Australia navarro.

El presidente del PP de Gran Canaria, Miguel Jorge Blanco, abrió el acto indicando que para el PP canario era muy importante oír al próximo presidente de España detallar el cambio político que diseña para el país ante el hartazgo por la política de Pedro Sánchez. En su intervención señaló que los valores cívicos y constitucionales sólo pueden venir del PP y reclamó la defensa de las sociedades libres y autónomas. «No queremos reescribir ni cuestionar la historia del país ni enfrentar a unos con otros por réditos electoralistas, ni teledirigir a los ciudadanos a través del pensamiento único». En este sentido, añadió que el PP cree en una Canarias diversa y en el apoyo desde la instituciones «a sociedades libres del poder político y lejos de dogmatismo e intervencionismo público».

Respecto a la situación del PP de Gran Canaria, recordó que esta isla ha sido el gran granero de votos de la formación, aunque las circunstancias ahora son distintas y su voto se ha dividido. En este asunto, expresó su convicción de que no es un voto perdido ni regalado, sino prestado y se debe trabajar fuerte para su devolución.

Gran Canaria quiere volver a ver una formación grande «en el que todos somos imprescindibles». Por eso, pide, exige «generosidad y altura de miras, porque unas veces se juega de titular y otras de suplente».