juan carlos alonso

«Las derivaciones a la península no se improvisan por la visita del ministro»

El titular de Interior apunta que los retornos son parte de la política migratoria y se llevan a cabo de acuerdo con la legalidad

B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria.

Grande-Marlaska aseguró este viernes que las derivaciones de inmigrantes a la península responden a una política «transversal» que desarrolla el Gobierno de España en el ámbito migratorio «y no se producen de manera improvisada» ante la visita de un ministro, tal como denunció esta semana el sindicato de la Policía Nacional Jupol. «El Gobierno es más serio», apostilló.

Esta organización policial apuntó esta semana que en los últimos días se ha intensificado el traslado de inmigrantes a distintas ciudades de la península coincidiendo con la llegada del titular de Interior. Ayer, señalaron, estaban previstos cuatro vuelos para aliviar la presión que se registra en el archipiélago.

El ministro aseguró que el Gobierno tiene «políticas estructurales e integrales» en materia migratoria, tanto en asilo y refugio como en la lucha contra la inmigración irregular. Coincidió con la comisaria Johansson en que se deben «favorecer los retornos de aquellas personas que no tienen derecho a la protección internacional». Insistió en que «no tomamos medidas coyunturales» sino «de manera estudiada» y conforme a la legalidad. Las repatriaciones, manifestó Grande-Marlaska, son parte de la política migratoria.

Las devoluciones a los países con los que España tiene acuerdos quedaron suspendidas durante meses por el cierre de fronteras generalizado que provocó la pandemia de coronavirus.

El ministro y la comisaria -acompañados entre otras autoridades del eurodiputado Juan Fernando López Aguilar- visitaron ayer el Centro de Coordinación Regional así como el CIE de Barranco Seco. Ya por la tarde, la comitiva se desplazó al muelle de Arguineguín para conocer de primera mano la situación en la que se encuentra los inmigrantes en el campamento gestionado por Cruz Roja en este espacio.

Por otro lado, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, Acnur, señaló ayer que en agosto realizó un estudio de perfiles de los recién llegados en patera a Canarias y el 30% le explicó que huía de su país por «conflictos o violencia generalizada», mientras que otro 32% adujo como motivo principal de su salida «persecución por violencia sexual y género, etnia, religión o reclutamiento y matrimonio forzoso o motivos políticos». Es decir, apunta Acnur, «están llegando al archipiélago canario personas que necesitan protección internacional y es esencial garantizar el acceso a la información y la derivación hacia los procedimientos de asilo».