De los Cobos fue purgado por no filtrar a Interior la investigación del 8-M

02/06/2020

El cese del coronel Diego Pérez de los Cobos como máximo responsable del cuerpo en Madrid no fue una «reestructuración» de equipos para darle «un impulso a la Guardia Civil» como aseguró la pasada semana el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska.

Desde luego, no es ese el motivo que adujo la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, en la propuesta de cese del mando que dirigió el pasado 24 de mayo al secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez Ruiz, y que confirma que el coronel fue purgado por negarse a filtrar horas antes al Ministerio del Interior la investigación sobre el 8-M y la propagación del coronavirus.

Ese documento «reservado», hecho público hoy por El Confidencial, está redactado la noche de ese domingo 24, sólo unas horas después de que la Policía Judicial de la Guardia Civil de Madrid remitiera un informe al Juzgado de Instrucción número 51 de Plaza de Castilla que cuestionaba la celebración de la marcha del 8-M y otros 129 actos multitudinarios en plena crisis sanitaria. Y en esa carta, hasta ahora secreta, Gámez afirma tajantemente que el motivo del relevo del coronel es por «no informar del desarrollo de investigaciones y actuaciones de la Guardia Civil, en el marco operativo y de Policía Judicial, con fines de conocimiento». Es esa falta de información a sus mandos, explica la directora en su escrito, la que provoca la «pérdida de confianza» tanto en la dirección del cuerpo como en el Ministerio del Interior.

Se da la circunstancia de que el documento fue remitido a las 22:14 horas de ese domingo, un par de horas después de que Pérez de los Cobos se negara a facilitar información sobre las investigaciones a Interior y quince minutos antes de que la propia Gámez comunicara por teléfono a coronel su destitución a eso de las 22:30 horas.

En ningún momento, María Gámez, que es la competente para proponer el cese de un mando según la Ley de Personal de la Guardia Civil 29/2014, justifica la salida de Pérez de los Cobos por una reestructuración interna alguna tal y como explicó el ministro.

«Conocimiento», no «contenido»

A pesar de hacerse público este documento secreto, Interior ha insistido hoy en que la destitución del mando no tuvo nada que ver con su negativa solo horas antes de facilitar el informe sobre la investigación del 8-M a Grande Marlaska, si bien admitiendo por primera vez que el mando se negó a comunicar las actuaciones que estaba llevando a cabo al ministerio. “El cese del coronel Pérez de los Cobos, tal y como se ha explicado en reiteradas ocasiones, se enmarca en el proceso de remodelación de la Guardia Civil y se concreta, como se explicita en la propuesta de cese, por una pérdida de confianza derivada, entre otros, porque se incumplió el procedimiento de comunicación de actuaciones, a los solos efectos de conocimiento, no del contenido de las mismas, que se debe a la dirección de la Guardia Civil a través de la cadena de mando”.

«La dirección de la Guardia Civil y el Ministerio del Interior ni conocían las actuaciones, ni tuvieron acceso al informe. Un informe que, sin embargo, fue objeto de filtraciones antes incluso de que las partes personadas en el proceso tuvieran acceso al mismo», han recordado altos responsables del departamento que dirige Grande-Marlaska.

«La confianza es un elemento nuclear en un cargo como el que ocupaba el coronel, para el que fue nombrado de forma discrecional, y que para el que se necesitan las más altas cotas de neutralidad, profesionalidad y comunicación. Sin estos elementos, no se puede desarrollar el trabajo diario de forma óptima», han zanjado estas mismas fuentes tras filtrase el documento de cese.

El PP, Vox y Ciudadanos han coincidido en reclamar este martes, a través de Twitter, la dimisión inmediata del ministro del Interior por «mentir» sobre la destitución del coronel