Imagen de los módulos de Cruz Roja en el muelle de Arguineguín. / Juan Carlos Alonso

Cruz Roja ultima en Arguineguín un dispositivo fijo de atención

Este operativo de barracones evitará que se tengan que montar y desmontar las carpas cada vez que llega una embarcación

B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

Cruz Roja prepara un dispositivo permanente de «barracones» que estará ubicado en el muelle de Arguineguín para ofrecer la primera asistencia a los inmigrantes que tocan tierra en este punto, de tal manera que sustituya a las habituales carpas móviles que deben montar y desmontar cada vez que llega una embarcación.

Puntualizan desde la ONG que se trata simplemente sustituir este operativo portátil por otro estable y que a la vez ofrezca mayor amplitud y comodidad tanto a los inmigrantes recién llegados como al personal de Cruz Roja y resto de efectivos que participan en esta primera asistencia pero que, «inmediatamente» serán trasladados al centro de atención temporal de extranjeros (CATE), donde la policía realiza el procedimiento de filiación de cada una de estas personas y se inicia el proceso habitual de acogida. De esta manera, en el nuevo espacio Cruz Roja continuará con la labor que hace en este momento, desde una primera identificación y una valoración inicial para comprobar su estado de salud hasta ofrecerles ropa seca o comida.

La organización humanitaria lleva ya algunas semanas trabajando en la instalación de este dispositivo, aunque se ha visto ralentizado por la época de verano. En cualquier caso, confían en que pueda estar finalizado antes de un mes, a falta aún de la instalación de agua y luz.

Aunque no se ha especificado cuantas personas pueden acoger estos módulos en el muelle de Arguineguín, tendrán capacidad para baños, duchas y un botiquín más grande que el que cuenta actualmente el «hospitalito» móvil.

En todos los muelles en los que Cruz Roja ofrece la primera asistencia a los inmigrantes se monta un dispositivo móvil compuesto por varias carpas en el que ofrecen esta atención y que debe ser levantado después de cada operativo.

En este sentido, explica un representante de la ONG que, si llega una patera a las siete de la tarde, desde que les avisa Salvamento Marítimo o las autoridades sobre la hora de llegada, se pone en marcha todo el mecanismo para montar este campamento básico en el que deben prestar esta primera atención. Una vez que los inmigrantes son trasladados por la Policía, se vuelve a desmontar y recoger. Sin embargo, explica que «si unas horas más tarde, de madrugada o a la hora que sea, nos vuelven a notificar una nueva llegada, se vuelve a instalar todo el dispositivo en el muelle y vuelta a empezar. Así hasta la siguiente llamada», apostilla.

Para evitar este sobreesfuerzo y además mejorar el espacio de acogida y trabajo, Cruz Roja ha decidido instalar estos barracones para que permanezcan de forma estable y que en el caso de Arguineguín están situados al final del muelle, detallan. Insisten estas fuentes en que, en ningún caso, los inmigrantes permanecerán en este dispositivo «más tiempo del necesario» para la atención de emergencia. «Llegan y se van, como ocurre hasta ahora», aseguran.

La instalación de este operativo de trabajo coincide con el repunte migratorio que se está experimentando en el archipiélago y que continuará, como viene siendo habitual, hasta principios o mediados de diciembre, fechas en que las condiciones del mar favorece esta travesía, aunque las lanchas neumáticas que se están utilizando con frecuencia la vuelven más peligrosa aún.