El presidente de Cruz Roja Española en Canarias, Antonio Rico, en comisión parlamentaria. / EFE

Cruz Roja defiende buscar rutas seguras para migrar

Solo en lo que va de año, la organización ha atendido a más de medio millar de personas procedentes de hasta 18 países distintos

Ingrid Ortiz Viera
INGRID ORTIZ VIERA Las Palmas de Gran Canaria

Las ONG como Cruz Roja ocupan un papel fundamental en la primera atención de las personas que llegan en patera a las islas, por lo que han observado mejor que nadie los problemas derivados de la crisis migratoria de los últimos dos años. Como telón de fondo están las trabas para salir de forma regular de sus países de origen, de ahí que el presidente de Cruz Roja en Canarias, Antonio Rico, haya defendido que la mejor respuesta es buscar «rutas seguras» que eviten las cifras del drama humanitario.

En su comparecencia ayer en la comisión parlamentaria de estudio de inmigración destacó que entre el 5% y el 8% de quienes emprenden su viaje a través de la Ruta Canaria, la más mortífera a nivel mundial, desaparecen o mueren en el mar. Además, arrojó algunos datos que ponen en contexto la situación actual: en lo que va de año, Cruz Roja ha atendido en el archipiélago a 555 personas de 18 países distintos, la mayoría africanos. En 2021, la cifra ascendió a 22.800 y el año anterior a 23.629 personas.

Rico ve la necesidad de empatizar con estas personas ante la falta de información y los discursos de odio que circulan entre la población. Señaló que un gran porcentaje de migrantes huyen de guerras, persecución política y religiosa o de la pobreza fruto de las desigualdades.

Los migrantes llegados este año viajan desde Marruecos pero también de regiones del centro y sur de África como Angola, Burkina Faso, Gambia o Senegal, además casos que llegan desde Asia y Oriente Medio. Según Rico, de las 50.000 personas llegadas en los últimos dos años y medio actualmente solo permanecen 3.500, lo que evidencia la amplitud del proyecto migratorio.

El incremento de los menores se observa sobre todo en las embarcaciones con inmigración procedente de Gambia, donde representan la mitad, mientras que en el caso de Costa de Marfil alcanzan el 20%, en el de Camerún el 16% y el de Guinea Conakri el 10%. Además, las mujeres también representan el 50% de las personas que llegan desde Costa de Marfil, el 40% de las de Camerún y el 30% de las procedentes de Guinea Conakri.

El presidente de la ONG asegura que los movimientos migratorios son «cambiantes», por lo que insistió en buscar estructuras legales para dar respuesta al fenómeno migratorio más allá de la atención humanitaria puedan aportar. «La misión de Cruz Roja es auxiliar a las personas en extrema necesidad desde la neutralidad e imparcialidad», guiándose por los Derechos Humanos y no por el color político. «La responsabilidad de ayudar a otros frente a la adversidad es lo que nos hace humanos», añadió Rico, cuyo programa va desde la atención a pie de playa hasta la gestión en los centros estatales, con recursos sanitarios, asesoramiento jurídico e integración social.

En la comisión comparecieron también las periodistas Natalia González Vargas y Jennifer Jiménez Sánchez, quienes defendieron el papel de los medios de comunicación para mantener vivo este debate y servir de presión a los poderes públicos.