Contradicho y no 'contradecido': el lapsus de Torres