Imagen de archivo de Sebastián Franquis y Augusto Hidalgo. / C7

El congreso del PSOE de Gran Canaria será los días 5 y 6 de marzo

Los sectores de Sebastián Franquis y Augusto Hidalgo aún no ha cerrado un acuerdo respecto al reparto de poder interno en los municipios

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

El PSOE de Gran Canaria celebrará su congreso los próximos días 5 y 6 de marzo. Esta es la fecha que la ejecutiva insular ha elegido y trasladado a las ejecutivas regional y federal, y se da por hecho que será aceptada. A partir de entonces se convocará de manera oficial esta asamblea que, previsiblemente, reelegirá a Sebastián Franquis como líder insular.

En cualquier caso, los sectores encabezados por el consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis, y el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo siguen negociando para intentar alcanzar un acuerdo respecto al reparto del poder interno en las agrupaciones locales. Este sigue siendo la principal diferencia para sellar el consenso, y aunque las dos partes entienden que el entendimiento «es posible» y «está cerca», nadie en la formación insular descarta totalmente la celebración de un proceso de primarias para elegir al próximo secretario general.

Y es que, mientras los dos sectores acordaron hace ya meses que Franquis seguiría al frente del partido en Gran Canaria y el alcalde no encontraría obstáculos para ser el candidato al Cabildo en las elecciones de 2023, de momento sigue enquistada la posibilidad de alcanzar acuerdos también para los congresos locales. Este es el gran escollo que impide el acuerdo debido a la negativa del sector de Franquis a negociar las grandes asambleas de la isla.

Así, los afines a Hidalgo entienden que se deben «respetar las mayorías y la realidad orgánica de la isla» y por tanto negociar las direcciones municipales,pero los seguidores de Franquis se resisten a aceptar esta posición. Los primeros consideran que agrupaciones como Las Palmas de Gran Canaria y San Bartolomé deben estar dirigidas por el sector del alcalde, mientras que Telde y Santa Lucía quedarían en manos de los 'chanistas'. Por el contrario, quienes apoyan a Franquis argumentan que «no es tradición en el partido trasladar los acuerdos insulares a los ámbitos locales, ya que cada uno tiene sus propios procedimientos». Los acuerdos se deben alcanzar, agregan, «después de las conversaciones que correspondan, y eso será otra fase, pero no se debe incluir en la negociación del congreso insular».

El objetivo de unos y otros es evitar las primarias y que con ello se ofrezca una imagen de división o debilidad del partido y, subrayan, «se puede conseguir porque no hay ultimátum de ninguna de las partes». Eso sí, «no se descarta al 100%» que finalmente se tenga que recurrir a un proceso de elecciones internas para elegir al secretario general de Gran Canaria.

Afines a Augusto Hidalgo insisten en que, a nivel insular, las circunstancias han cambiado y la actual ejecutiva y su máximo dirigente «deben aceptarlo». De no ser así, afirman, «no tenemos problemas en ir a votar».

El congreso insular tenía fecha cerrada para el mes de diciembre pero en octubre fue aplazado precisamente para evitar dar una imagen de división y en aras a buscar un acuerdo entre los dos contendientes.