Imagen del juicio de los patrones del cayuco. / EFE

Nueve años de cárcel para los patrones del cayuco de Elene Habiba

EFE Las Palmas de Gran Canaria

La Audiencia de Las Palmas ha condenado a nueve años de cárcel a los dos patrones del cayuco en el que perdieron la vida en marzo de 2021 en la Ruta Canaria siete personas, entre ellos un niño de dos años que fue arrojado por la borda, y una niña de la misma edad, Eléne Habiba, falleció de deshidración en un hospital de Gran Canaria.

La magistrada de la sección segunda de la Audiencia de Las Palmas, Pilar Parejo, ha dictado sentencia firme este miércoles, después de que los dos procesados, Amadou D., natural de Senegal, y Kate D., de Gambia, hayan reconocido ante el tribunal los hechos que se les imputan y se hayan mostrado conformes con las penas impuestas.

Los dos acusados han sido condenados a tres años de cárcel por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros y a un año de prisión por cada uno de los seis cargos de homicidio por imprudencia que planteaba el Ministerio Fiscal, ya que el fallecimiento de dos de los inmigrantes en la travesía se debió a que saltaron al mar para poner fin a su agonía.

Los dos patrones deberán indemnizar a las madres de Elene Habiba y del niño arrojado por la borda con 118.524 euros a cada una.

La Fiscalía sopesó en su momento acusar de asesinato al senegalés Amadou D., por la muerte del niño al que arrojó por la borda, pero finalmente lo consideró también un homicidio imprudente, tras dar por buena su versión de que el pequeño ya había fallecido.

¿Quién es Eléne Habiba?

La muerte de Eléne Habiba el 21 de marzo de 2021 conmocionó a media España -incluso el presidente Pedro Sánchez envió sus condolencias-, ya que los fallecidos perecieron de frío, hambre y sed.

La Fiscalía y la defensa llegaron a un principio de acuerdo durante la instrucción del caso, por lo que en la vista celebrada Amadou D. y Kate D. han asumido los hechos como los relata el Ministerio Público.

La patera en la que viajaban Elene Habiba, su madre, Massa, y su hermana, Aichetou, de tres años entonces, había partido desde Dajla (Sahara) cuatro días antes de que la localizara Salvamento Marítimo, si bien sus ocupantes habían pasado días esperando en la costa del Sahara a que llegara el momento de embarcar, con víveres y agua ya escasos.

Según indicaron en su momento fuentes policiales a Efe, eso explica que muchos estuvieran tan débiles cuando los rescató la Salvamar Macondo al sur de Gran Canaria, a pesar de que solo llevaban cuatro días de travesía, un tiempo que entra dentro de lo normal para las pateras que zarpan desde Dajla.

Trece de las 52 personas que quedaban en el cayuco aquella noche acabaron en el hospital, ya que al tercer día de la travesía ya no había agua ni comida en el cayuco, por lo que algunos de sus ocupantes comenzaron a beber del mar (algo que solo acelera la deshidratación y provoca nuevos problemas de salud).