El presidente de Asociación Amistad del Pueblo Saharaui, Alberto Negrín (i), y el delegado en Canarias del Frente Polisario, Handi Mansur (d), durante la rueda de prensa / EFE/ Ramón De La Rocha

Canarias se suma a la «Marcha» para pedir a España que actúe en solución Sahara

En Gran Canaria la marcha partirá desde Teror hasta Tamaraceite y de allí en guaguas hasta la plaza Saulo Torón para unirse a la marcha en la capital, que se desarrollará hasta la plaza de la Feria

EFE Santa Cruz de Tenerife

Organizaciones de solidaridad con el pueblo del Sahara han llamado hoy a participar en la «Marcha por la libertad del pueblo saharaui«, que el sábado se celebrará en las islas para reclamar a España que se implique en la búsqueda de una solución internacional al conflicto en dicho territorio.

La iniciativa es de carácter nacional y en el caso de Canarias consiste en convocatorias en todas las islas, excepto en La Graciosa, y en Tenerife se hará con una concentración ante la Subdelegación del Gobierno en la capital una vez hayan confluido las «columnas» de participantes desde el norte y el sur.

En Gran Canaria la marcha partirá desde Teror hasta Tamaraceite y de allí en guaguas hasta la plaza Saulo Torón para unirse a la marcha en la capital, que se desarrollará hasta la plaza de la Feria, frente la Delegación del Gobierno en Canarias.

En Lanzarote la marcha se hará en Playa Honda, en Fuerteventura en Gran Tarajal, en La Palma frente a la Delegación insular del Gobierno en la capital, en La Gomera en el Mirador de Igualero y en El Hierro en un sendero por la libertad desde la Maceta a las Puntas en Frontera.

Los actos han sido presentados hoy en rueda de prensa p or el delegado del Frente Polisario en Canarias, Hamdi Mansour, y los representantes de la Asociación Canaria de Amistad con el Pueblo Saharaui Alberto Negrín y Anselmo Fariña, quienes han apelado a la responsabilidad de España como potencia administradora del Sahara.

En concreto Hamdi Mansour señaló que Marruecos se ha «envalentonado» ante el apoyo que le brindó Donald Trump en los últimos días como presidente de Estados Unidos, lo que no ha revalidado su sucesor, Joe Biden, y ha recrudecido la represión en las zonas ocupadas y su política «de chantaje» ante la UE y específicamente, España.

Al respecto, afirmó que Rabat ha utilizado a jóvenes y menores para presionar a España con motivo de la acogida «humanitaria» para la hospitalización del líder del Frente Polisario, Brahim Galli, lo que esta organización «agradece» por la «generosa posición» del Gobierno español.

Sobre este asunto Alberto Negrín indicó que los acontecimientos de las últimas semanas han destapado «la intransigencia» de Marruecos y han puesto en evidencia cómo utiliza a sus ciudadanos «como súbditos de la monarquía», al tiempo que afirmó que este país «no es de confianza ni puede ser un socio preferente de la UE».

Añadió que las relaciones de amistad hispano-marroquí «son ficticias» pero en todo caso, continuó, el Gobierno español debe tomar ya parte activa en este conflicto y actuar ante las Naciones Unidas para que «presione» a Marruecos y se convoque el referéndum para la autodeterminación del pueblo saharui.

A su juicio, lo sucedido en Ceuta debe ser un punto de inflexión en las relaciones diplomáticas con Marruecos porque la buena vecindad no debe ser a costa del pueblo saharaui ni del «chantaje» del Gobierno marroquí.

Anselmo Fariña indicó en su intervención que Canarias debe ser especialmente activa en esta reivindicación y anunció que mañana se inaugurará un mural en La Laguna realizado por un colectivo de «grafiteras» en homenaje a tres activistas saharauis, entre ellas Aminetou Haidar.

Las organizaciones solidarias con el Sahara han pedido además al Gobierno de España el cese inmediato de la venta de armas al Ejército marroquí y que actúe como mediador para la puesta en libertad de los presos políticos saharauis.

Además han reclamado a las empresas españolas que detengan su actividad de «expolio» en el Sahara occidental, que a su juicio contraviene el derecho internacional, y han pedido la urgente intervención de observadores internacionales de la ONU, ACNUR y Cruz Roja para garantizar los derechos fundamentales de la población que vive en los territorios ocupados por Marruecos.