El vicepresidente, Román Rodríguez. / C7

Canarias renegociará las carreteras que no puede pagar con sus fondos

Una cláusula del actual convenio prevé que el sobrecoste lo asumirá la comunidad y que estas vías no serán objeto de planes posteriores

B. Hernández
B. HERNÁNDEZ Las Palmas de Gran Canaria

«Mande quien mande en Canarias», la comunidad autónoma no podrá asumir los más de 4.000 millones de euros de sobrecoste que tendrá el actual convenio de carreteras.

El vicepresidente del Gobierno y consejero de Hacienda, Román Rodríguez, se mostró ayer contundente al asegurar en el pleno del Parlamento de Canarias que es «imposible» abonar con fondos propios todo lo que exceda de los 1.600 millones de ficha financiera que tiene el actual plan firmado en 2018 por el Gobierno de Coalición Canaria.

En respuesta a una pregunta de la parlamentaria de Nueva Canarias (NC) Esther González, Rodríguez señaló que « habrá que cambiar esta cláusula insólita» de un convenio «que tiene tela» y que genera «preocupación» en el Gobierno. Agregó que se intentará «eliminar» esta disposición porque «no hay posibilidad de pagar esa cantidad con recursos de la comunidad autónoma.

En este sentido, se mostró convencido de que las actuaciones que no se puedan llevar a cabo con la ficha financiera del actual plan «estarán en convenios posteriores porque así lo recoge el REF y el Estatuto de Autonomía de Canarias: las obras de interés general las tiene que pagar el Estado y las carreteras lo son», aseguró, para insistir en el «gran desastre que es este convenio».

Ineptitud

La diputada Esther González indicó en su pregunta que según lo firmado, se deben buscar más de 4.000 millones «por obra y gracia de la ineptitud de Pablo Rodríguez», el exconsejero de Obras Públicas que firmó el convenio por Coalición Canaria, y recordó que ninguno de los planes anteriores firmados con Madrid tenían una cláusula similar.

En una reciente comparecencia parlamentaria, el consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis, dio a conocer la citada cláusula incluida en el convenio de carreteras 2018-2027, que incluye que, una vez superados los 1.600 millones acordados por las dos administraciones, el exceso lo ha de pagar la comunidad autónoma de Canarias, y las obras ya no podrán incluirse en convenios posteriores.

Según Franquis, de las 69 obras contempladas en el anexo actual, más de 30 quedarían fuera por falta de financiación.

Actualmente, el Gobierno de Canarias ya ha comprometido 951 millones en 18 obras, por lo que «con cuatro o cinco actuaciones más», se absorbería todo el presupuesto previsto.

La intención de Sebastián Franquis es que en la adenda que recoja el abono de los 407 millones de deuda por obra no ejecutada se firme también la eliminación de esta cláusula.