Canarias pide la solidaridad de la UE en la acogida de inmigrantes

    Cargando reproductor ...
13/02/2020

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha pedido este jueves que se activen los mecanismos de solidaridad previstos en la Unión Europea para la acogida de los inmigrantes que llegan a sus costas, ante un repunte en el flujo de pateras que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, reconoce que "preocupa" pero que ve "bajo control".

Tras el encuentro que han celebrado en Las Palmas de Gran Canaria las administraciones canarias y los cuerpos de seguridad y emergencias implicados en este fenómeno con el ministro, Torres ha anunciado que cabildos y ayuntamientos están dispuestos a habilitar más plazas de acogida humanitaria, porque la mayoría ya están desbordados, y el Estado va a hacer lo propio con sus recursos.

En este sentido, Grande-Marlaska ha adelantado que se va a acondicionar el módulo de madres de la cárcel de mujeres de Tenerife como espacio de acogida para mujeres inmigrantes, mientras se estudian nuevas opciones que se van a llevar a la reunión que mañana celebra la Comisión Delegada de Asuntos Migratorios, presidida para esta ocasión por el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

Grande-Marlaska ha dicho compartir con las autoridades canarias la "preocupación" que suscita este incremento en las entradas irregulares de personas por vía marítima al país a través de las islas, pero ha pedido no ser "alarmista", porque la situación no es comparable a la crisis de los cayucos de 2006 y porque, ha recalcado, este Gobierno "tiene una política migratoria", a diferencia de su antecesor, en cuyo mandato "dejó de existir".

Canarias pide la solidaridad de la UE en la acogida de inmigrantes

El ministro ha recordado que la política migratoria se ejerce en una primera fase desde la prevención, con iniciativas de cooperación al desarrollo que permitan "adelantar las fronteras y posibilitar que haya menos necesidades de salir a buscarse la vida", una tarea que España tratará de que el próximo presupuesto europeo, vigente entre 2021 y 2027, haga "efectiva y estructural".

Esta política migratoria, ha reseñado Grande-Marlaska, también se garantiza con la lucha contra las redes y mafias ilegales, que ponen en riesgo a miles de personas, y con acuerdos bilaterales con estados vecinos, como los existentes con Marruecos, Mauritania y Senegal, que se prevén extender a Gambia, Guinea Conakry y Ghana, para favocerer las repatriaciones con plenas garantías de legalidad, como las que ya se producen.

Una vez que los inmigrantes salen al mar, "la obligación de España es rescatarlos", una labor de "seguridad humana" que el país brindó en 2018 a 60.000 personas y a 26.000 el pasado año, ha detallado el ministro, quien ha resaltado también la labor que se hace en materia de protección internacional.

Y es que España fue en 2019 el tercer país de la UE que más peticiones de asilo y refugio recibió, con 118.000 expedientes, unas peticiones de protección internacional que en el mes y medio transcurrido de 2020 ascienden a 13.000, la cifra más alta del entorno europeo.

Preocupación por el repunte

"Tenemos conocimiento efectivo" del fenómeno migratorio que afecta a Canarias "y hemos venido a compartir la preocupación por este repunte, si bien la situación está perfectamente controlada y coordinada", ha subrayado el ministro, quien ha recalcado que "todas las devoluciones" de inmigrantes que hace España se realizan en el marco de la normativa internacional y con un control judicial efectivo, es decir, con las máximas garantías".

Respecto a la situación que viven los internos en los CIE como el de Barranco Seco, en Gran Canaria, criticada por agentes sociales y por jueces de control, como el de Las Palmas, Arcadio Díaz Tejera, Grande-Marlaska ha informado de que el Gobierno español ha destinado 33 millones de euros a la mejora de las ocho infraestructuras de este tipo que operan en el país y a la creación de un nuevo concepto de CIE en Algeciras que abrirá en dos años.

En cualquier caso, el ministro ha garantizado que se harán las obras que se precisen para garantizar "un sistema de vida" a los usuarios de estos centros.

Preguntado por la polémica abierta en torno a la devolución de inmigrantes de Mali a Mauritania, criticada por varias ONG, Grande Marlaska ha recalcado que todo el proceso de repatriaciones se realiza respetando las leyes españolas, la normativa internacional y y los derechos de los afectados y bajo control judicial.