Los tres africanos, en el timón del petrolero. / Atlas

Los tres africanos llegados en el petrolero ya han solicitado asilo

La embarcación, cuyo capitán hasta ahora custodiaba a los tres polizones, ha podido partir del puerto de Las Palmas destino Róterdam

EFE Las Palmas de Gran Canaria

Las tres personas que llegaron como polizones el lunes a Las Palmas de Gran Canaria desde Nigeria han solicitado asilo a las autoridades españolas, por lo que se ha dado permiso al petrolero Alithini II para que abandone el puerto y siga su ruta sin ellos, han informado fuentes de la Delegación del Gobierno.

Hasta esta mañana dos de los polizones seguían a bordo del buque, cuyo capitán era hasta ahora responsable de su custodia, y el tercero permanecía hospitalizado recuperándose de un cuadro de deshidratación.

Este último ha pedido protección internacional en el Hospital tras recibir la visita de un miembro del secretariado de migraciones de la Diócesis de Canarias, que le ha ofrecido la ayuda de la Iglesia y del colectivo Caminando Fronteras, según ha apuntado una fuente directamente implicada en la visita.

Los otros dos migrantes han pedido asilo a bordo del barco tras una visita realizada por agentes de la Policía Nacional para interesarse por su situación.

Frente unido contra su devolución

Desde la llegada de estos tres jóvenes, de entre 20 y 30 años, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), la Iglesia, la comunidad africana en Canarias o la ONG Caminando Fronteras se habían movilizado para tratar de impedir que fuesen expulsados de Canarias como polizones sin, al menos, valorar sus circunstancias personales.

Entienden que el mero hecho de haber viajado escondidos en un hueco sobre el timón de un buque que había partido del puerto de Lagos once días antes da ya indicios de su extrema vulnerabilidad.

Caminando Fronteras ha elevado esta demanda por escrito a la Subdelegación de Gobierno en Las Palmas, responsable de la situación de estas personas, de la misma forma que se ha dirigido al Defensor del Pueblo para que vele por la garantía de los derechos de estas tres personas frente a la Administración Pública española, según ha informado este miércoles en un comunicado.

La ONG ha expresado su preocupación por lo acontecido, «particularmente ante un eventual escenario de repatriaciones con premura» y estima que «el hecho de someterse a una travesía de tal riesgo debe ser considerado como un indicio para analizar de manera individualizada las circunstancias personales de los tres» polizones.

Por ello, ha pedido a a Subdelegación de Gobierno en Las Palmas que deriven a estas tres personas a los programas de «atención humanitaria a personas migrantes« para que sean acogidas en alguno de los centros que gestiona la Dirección General de Atención Humanitaria e Inclusión Social de la Inmigración »para que puedan recibir la asistencia necesaria para recuperarse anímicamente y psicológicamente a la vista de la naturaleza de los hechos y la peligrosa travesía que podría haber sido mortal«.

Alternativamente, la ONG solicita que se realice un análisis individualizado de las circunstancias personales, con objeto de identificar situaciones de vulnerabilidad (víctimas de trata, solicitantes de protección internacional, menores de edad, etc.) a las que el Estado español debe brindar protección conforme a la normativa.

Al Defensor del Pueblo le ha pedido que se interese por el derecho de asilo de estas personas, «particularmente en la garantía del Artículo 19 de la Ley de Asilo, que prevé la no devolución de la persona extranjera solicitante de asilo».

«También creemos necesario velar sobre el cumplimiento de las instrucciones conjuntas de la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, la Dirección General de Política Interior y la Dirección General de Inmigración sobre el tratamiento de polizones extranjeros», asevera la nota.