Ayuso reactiva la leyenda negra sobre Juan Negrín

Plantea al Gobierno central usar fondos de la memoria histórica para encontrar fosas de represaliados por la República

CANARIAS7

La leyenda negra sobre el científico y político Juan Negrín, esa que lo señala como el republicano que entregó el oro de España a Moscú, está a un paso de revitalizarse. El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso quiere que el dinero estatal para la memoria histórica sea empleado para encontrar las fosas donde, supuestamente, la Segunda República enterró a represaliados que construyeron el que se conoció como 'tren de Negrín'.

El proyecto es avanzado este miércoles por el periódico madrileño 'La Razón', que señala que esa es la propuesta que el Gobierno de la Comunidad de Madrid elevará al Ejecutivo central.

En abril de este año, el Gobierno que preside Pedro Sánchez aprobó el reparto de tres millones de euros entre las autonomías para iniciativas tendentes a localizar, exhumar e identificar a personas desaparecidas durante la Guerra Civil.

El equipo de gobierno de Díaz Ayuso quiere que esos fondos sirvan para dar con los presos franquistas que teóricamente fueron asesinados y sus cadáveres enterrados en fosas comunes, presos que previamente eran usados para la construcción de una vía férrea que intentó quebrar el aislamiento de Madrid durante la Guerra Civil.

Se conoció a ese proyecto como 'Tren de los 40 días', porque ese fue el breve periodo en que funcionó, o 'tren de Negrín' porque fue el entonces presidente de la República quien lo impulsó.

«En la zona», agrega el periódico 'La Razón', «se han identificado dos campos de trabajo en los municipios madrileños de Pozuelo del Rey y Ambite. Al primero de ellos, creado en 1938, fue trasladado un contingente de 380 presos gubernativos procedentes de la zona levantina. En este recinto está documentado un caso de asesinato y varias desapariciones. En el campo de prisioneros de Ambite –puesto en marcha como consecuencia de la clausura del anterior y conocido, tanto por los vecinos como por las autoridades, como «Campo de Los Corrales»– se han documentado tres fallecimientos producidos como consecuencia del extenuante trabajo, la mala alimentación y los daños físicos sufridos. Sus actas de defunción se encuentran en el Archivo Histórico Nacional: fueron inhumados sus cuerpos en el cementerio de la localidad».