Francisco Pomares, con un ejemplar de 'Diario de Avisos', en su comparecencia parlamentaria. / EFE

ANÁLISIS

CC asume que Pomares es indefendible

Coalición se encuentra con un creciente rechazo al candidato impuesto por Fernando Clavijo para la Junta de Control de RTVC. A la crítica de García Ramos se unen otras voces en CC, las dudas ahora de ASG y el recelo en el PP

Francisco Suárez Álamo
FRANCISCO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

Coalición Canaria (CC) se encuentra sumida en un debate interno que se asemeja al tradicional juego de la cuerda: por un lado Fernando Clavijo se esfuerza en mantener la candidatura de Francisco Pomares a la Junta de Control de Radiotelevisión Canaria (RTVC), a quien defiende a capa y espada y a quien presenta como su «hombre para la tele», y, en el otro extremo, un sector importante del partido se pregunta qué necesidad hay que vivir otra posible derrota parlamentaria en el pleno que debe aprobar con mayoría reforzada la lista conjunta de los siete candidatos a ese órgano. En los últimos días, hasta en la propia Agrupación Socialista Gomera (ASG) y en el Partido Popular se ha abierto el debate sobre la necesidad de que Clavijo siga imponiendo un candidato cuya idoneidad es difícil de defender y que puede conducir todo el proceso a otra derrota parlamentaria.

Este lunes se reunirá de nuevo la Comisión de Control de RTVC para examinar la idoneidad de los candidatos presentados por el Partido Socialista (Alfonso Campoamor, Luz Belinda Giraldo y Carmen Medina), Coalición Canaria (Francisco Pomares y Cristina Vera), Partido Popular (Jorge Rodríguez) y Nueva Canarias (Rosi Morera). Formalmente a la Agrupación Socialista Gomera no le corresponde una plaza en la Junta de Control, pero en el documento del Pacto de las Flores se incluyó que uno de los representantes socialistas sería para Casimiro Curbelo, que eligió a Carmen Medina.

En su día todos pasaron el primer examen pero la candidatura conjunta no salió adelante por la fuga de votos en el bloque conformado por CC y PP. El motivo fue el recelo que generaba la presencia de Francisco Pomares y la evidencia de que, de salir elegido, antepondría previsiblemente intereses particulares sobre los generales de RTVC, actuaría a las órdenes de Clavijo (que no es lo mismo que de toda CC), y la certeza, confirmada en aquel pleno, de que Coalición incumplía lo acordado entre los grupos y no apoyaba la candidatura de Francisco Moreno a la dirección general del ente.

ASG transita de la defensa de Pomares a reconocer que no asegura un desarrollo armónico de RTVC

Desde aquel episodio parlamentario a la reunión mañana de la Comisión parlamentaria han pasado varias cosas: 1) Francisco Pomares se encuentra investigado por el juez César Romero Pamparacuatro por presunta falsedad en la documentación que aportó para conseguir plaza de profesor en la Universidad de La Laguna; 2) el tono despectivo de sus descalificaciones hacia el propio presidente del Gobierno de Canarias y otros protagonistas de la política ha llevado a los partidos a preguntarse si da el perfil para un órgano de control de RTVC; y 3) sus vínculos con empresas de comunicación siguen generando dudas sobre su imparcialidad en la toma de decisiones en un ente que contrata con esas mismas empresas y que tiene una radio que compite con aquella que tiene contratados los servicios de Pomares (la Cadena Ser).

Hasta esta semana, todos esos reparos se comentaban más en privado que en público en el Parlamento. Sin embargo, todo cambió cuando el presidente del Partido Nacionalista Canario y diputado de CC-PNC-AHI, Juan Manuel García Ramos, hizo público su rechazo frontal a la elección de Pomares. García Ramos es una de las voces nacionalistas que más apuesta por la reunificación de ese espectro ideológico en las islas y por potenciarlo frente a la recentralización que vive la política española. Con ese bagaje, fue muy significativo que un diputado sentado en las filas de CC dijese que «sinvergüenzas comprobados» -en referencia a Pomares- no tienen cabida en RTVC. Y añadió: «RTVC se encuentra en un gran momento, sirviendo a la identidad canaria y facilitando una información y una formación veraces. Los pasos a dar de ahora en adelante para reforzar su estructura organizativa hay que darlos con mucho tiento y raciocinio».

Todo cambió esta semana: García Ramos hizo público lo que muchos decían en voz baja

Este argumentario conecta además con la realidad parlamentaria: la Mesa acaba de iniciar el trámite para convertir en proyecto de ley el último decreto ley del Gobierno sobre RTVC, por lo que difícilmente se explica ahora la prisa de CC por conformar la Junta de Control.

Las dudas existentes en CC son compartidas también por el partido de Casimiro Curbelo. El dirigente gomero estaría transitando de una defensa de la idoneidad de Pomares a una solución más pragmática: sumarse al bando que cree que ese periodista impedirá un desarrollo armónico de RTVC.

En cuanto a los populares, las miradas están puestas en su todavía líder regional, Australia Navarro. Con el partido esperando que Madrid ponga fecha al congreso en el que se consumará su más que previsible relevo en el cargo, en el PP canario son muchas las voces que se preguntan qué gana esa formación actuando nuevamente al dictado de Fernando Clavijo, cuando precisamente sus expectativas de crecimiento electoral pasan en gran medida por quedarse con votos que fueron a Coalición y presentarse ante la sociedad canaria como un partido que no es un apéndice de CC.

Este lunes, salvo sorpresa de última hora, el Parlamento volverá a recibir a Francisco Pomares. En la anterior ocasión ya se conocía la presunta falsedad de documentos en su currículo, solo Podemos le preguntó al respecto y el candidato impuesto por Clavijo evitó contestar. Ahora el candidato es el mismo pero las circunstancias son otras: García Ramos rompió el velo de silencio y las máscaras han caído. Todos ya saben para quién juega Pomares.