Javier Ortega-Smith, secretario general del partido, en su intervención en el encuentro. / TWITTER FRONTERA SUR

Vox achaca el fenómeno migratorio a la «mediocridad» de los líderes políticos

Critican al Gobierno de dejación de funciones en la última década y de repetir en Canarias «los mismos errores» que Italia con Lampedusa

Ingrid Ortiz Viera
INGRID ORTIZ VIERA Las Palmas de Gran Canaria

El repunte migratorio que ha experimentado España en los últimos años-y en concreto Canarias- radica fundamentalmente en tres factores, según el análisis de Vox: una política exterior deficiente junto a una Ley de Extranjería mal concebida desde sus inicios; el apoyo institucional a organizaciones que «se lucran de la desgracia ajena» y provocan un 'efecto llamada'; y el «buenismo mediático» que niega una amenaza. Estas fueron algunas de las conclusiones extraídas del I Encuentro Frontera Sur, organizadas por la formación política, que escogió Las Palmas de Gran Canaria como sede para abordar el fenómeno de la inmigración ilegal y que culminarán hoy con la visita de su líder, Santiago Abascal.

El secretario general de Vox, Javier Ortega-Smith inauguró el evento con una intervención que echaba por tierra lo que a su juicio son «las grandes mentiras» del debate. Entre ellas, negó que la mayoría de los africanos que llegan a nuestras costas sean refugiados, la posibilidad de integrar a personas que no comulgan con las costumbres occidentales o que tengan la llave para soportar el pago de las pensiones españolas a futuro. También señaló la intención del Gobierno de eliminar las fronteras, que desde su óptica no son «muros» sino «filtros para garantizar la seguridad» de los ciudadanos. En este sentido, el partido considera que el discurso progresista pretende diluir el concepto de Estado y ello supone una debilidad que facilita la entrada de terroristas.

Por contra, defendió que su partido aboga por una inmigración legal, segura y ordenada. Una propuesta a la que se sumaron distintos expertos y políticos que participaron en las sucesivas mesas de discusión. José Antonio Fúster, editor jefe de La Gaceta de la biosfera, achacó el problema de la irregularidad a la «mediocridad política» española, que no ha sabido imponerse. El periodista criticó que la Ley de Extranjería aprobada por primera vez en 1985 copiara a los países nórdicos sin tener en consideración las especificidades de nuestras fronteras y ampliara los derechos de las personas migrantes a requisito de la UE.

Los expertos no creen que Salvamento Marítimo deba acudir a los rescates que se producen a larga distancia de las costas

Por su parte, Rubén Pulido, militar y analista político, estableció lazos entre el repunte y la gestión italiana y griega de la inmigración. La tragedia del barco libio que le costó la vida a 800 personas, explicó, «fue un punto de inflexión del buenismo español». Más tarde, esto se hizo evidente en la acogida en puerto del Aquarius y esas imágenes sirvieron de arma publicitaria a las mafias.

Según el analista, entre 1994 y 2020 han llegado 110.000 personas a Canarias y el 40% lo han hecho con Pedro Sánchez en el poder. «A partir de 2019 cambiaron los flujos y dudo que tenga una solución a corto plazo porque se están cometiendo los mismos errores que en Lampedusa».

Si bien ambos expertos señalaron el oportunismo de determinadas ONG como Open Arms para «sacar provecho», en el caso del archipiélago reconocieron que no tienen gran impacto. En cambio, Pulido declaró que Salvamento Marítimo estaba siendo «degenerado» y que no se podía permitir gastar esfuerzos en rescates a larga distancia.