Recomendación

Zweig se asoma al abismo en ‘Miedo’

29/01/2018

Cuando llega la madurez, a poco que nos descuidemos, los días pueden parecerse los unos a los otros por el peso de la rutina y la solidez pétrea de las costumbres. Sin embargo, toda esta aburridísima estabilidad puede desmoronarse en cualquier momento como un castillo de naipes con la entrada en juego de algún componente exógeno.

Stefan Zweig plantea una historia de este tipo en su relato Miedo, una nouvelle publicada por primera vez en 1923 y que ahora Acantilado edita nuevamente en castellano con la traducción de Roberto Bravo de la Varga.

La obra cuenta la desventura de Irene, una mujer burguesa que se busca un amante para sobrellevar el plácido hastío de su vida conyugal y familiar.

Pero, de repente, corre el riesgo de perder todo lo que le había parecido anodino e insulso debido a que una mujer descubre su aventura extramatrimonial y comienza a chantajearla. Entonces, en solo unos días, el miedo empieza a actuar sobre su vida «como un ácido corrosivo, descomponiéndola y disgregando sus elementos», relata Zweig en este thriller existencial y redondo que nos depara un desenlace de lo más sorprendente.

También en Miedo es un placer dejarse llevar por la prosa exquisita del autor de Momentos estelares de la humanidad, cuyo relato transmite toda la angustia de esta mujer vacía que solo logra apreciar la esencia de su vida cuando se ve abocada al vacío. Porque, como recordaba Antonio Machado, solo «se canta lo que se pierde».