Adiós

La muerte silencia a María Orán

13/03/2018

La soprano falleció en la madrugada de este sábado a los 74 años. Durante su trayectoria, colaboró con importantes festivales y orquestas internacionales. También compaginó la lírica con la enseñanza musical.

La soprano María Orán, Medalla de Oro de la Isla de Tenerife, falleció la pasada madrugada debido a las consecuencias de la enfermedad que padecía. La cantante hubiera cumplido el próximo 1 de mayo hubiera 75 años.

La artista recibió su último homenaje el pasado sábado 3 de marzo, cuando la Fundación CajaCanarias quiso rendirle tributo con un concierto en su honor celebrado en la capital tinerfeña.

Orán inició sus estudios en el Conservatorio de Tenerife y posteriormente se trasladó a Madrid para cursar clases de piano con el pianista José Cubiles y canto con Lola Rodríguez de Aragón.

Durante 20 años, la artista simultaneó la actividad lírica con la docencia en conservatorios de Madrid y de Friburgo

Es en esta especialidad donde obtuvo el premio especial fin de carrera, otorgado por el Real Conservatorio de Música de Madrid. También ha sido condecorada por los premios Casino de Tenerife, Lucrecia Arana, Isabel Castelo, Francisco Viñas y Toulouse. Como soprano participó en los principales festivales nacionales e internacionales. Su fama como cantante lírica le llevó a colaborar con las orquestas más prestigiosas del panorama nacional e internacional.

En el año 1993 fue condecorada con el Premio Larios por su interpretación musical y un año más tarde, en 1994, el Cabildo de Tenerife le otorga la Medalla de Oro de la Isla y, al siguiente, es condecorada por el Rey Juan Carlos I con la Cruz de Oficial de Isabel la Católica.

También destaca su faceta como docente durante dos décadas, una labor que simultaneó con su actividad artística. En concreto, durante siete años dio clases en la Escuela Superior de Canto de Madrid y también fue docente de la Escuela Superior de Música de Friburgo.

En 1999, recibió el Premio Canarias de Bellas Artes.

María Orán trabajó codo a codo durante muchos años con la pianista Chiki Martín. Su voz sonó en multitud de escenarios de Europa y Latinoamérica y su presencia fue habitual en el Festival de Música de Canarias.

Su versatilidad le permitió abordar un repertorio amplio y variado, destacando sus interpretaciones en El cónsul de Menotti, La pasión según san Mateo, Segunda Sinfonía de Mahler, Sechs Orkester Lieder op. 8 de Schönberg, Misa en sí menor de Bach, La vida vreve de Falla, La creación de Haydn, Szcherezade de Ravel, San Francisco de Asís de O. Messiaen, Réquiem de Mozart, Teodora de Haendel o Les Iluminations de Britten, entre otras piezas.

La cantante María Orán en una imagen de archivo de 1998. / <b>C7</b>
La cantante María Orán en una imagen de archivo de 1998. / C7
Apuntes de una vida

Internacional

Como soprano María Orán, participó en los principales festivales de música celebrados en España, así como en el ámbito internacional, como por ejemplo en el Gulbekian de Lisboa, en el Tepotzotlán de México, en los Due Mondi de Espoleto, en el Flandes de Bélgica, en el Beethovenfest de Bonn, en el Festival de Otoño de Varsovia, en el Bienal de Venecia, en las Arts de Hong Kong, en el English Bach de Londres y en los de París, Holanda, Berlín, Edimburgo, Osaka y Australia.

Orquestas

La soprano tinerfeña colaboró muchas orquestas españolas y con un importante plantel de formaciones extranjeras, entre las que se pueden citar conjuntos tan prestigiosos como la Orchestre Nationale de France, Orchestre de Paris, London Symphony Orchestra, London Philharmonie Orchestra, Montreal Symphony Orchestra, Wiener Symphoniker, Israel Philharmonie Orchestra, Yomiuri Nippon Symphony Orchestra, Orchestra Sinfonica Nazionale della Rai, Dresdner Philharmonie y Bayerischer Rundfunk, entre otras.

Feminista

Cuando recibió el premio Canarias de Bellas Artes, Orán lo dedicó a la larga marcha de la mujer hacia la igualdad. En su discurso, además, reflexionó sobre la confluencia del azar, el destino y el carácter para hacerse merecedora de ese premio.

Directores

La soprano trabajó bajo la batuta de directores de la talla de Rafael Frühbeck de Burgos, Plasson, Markévitch, López Cobos, Rilling, Ozawa, Rossi, Sergiu Comissiona, Gibson, Spivakov y Kent Nagano, entre otros.

Reacciones

Durante la jornada de ayer, se sucedieron las declaraciones de pesar por la muerte de la artista. El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, dijo que con su muerte «se ha apagado una de las voces de Canarias» y destacó que la soprano tinerfeña deja «un legado de incalculable valor».

«Chicharrera de pro»

Por su lado, el alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, mostró su pesar por el fallecimiento y transmitió sus condolencias a toda la familia y allegados de la fallecida. El alcalde resaltó que se ha perdido a «una gran artista y docente, una chicharrera de pro, a quien Santa Cruz concedió su Medalla de Oro».