Televisión

7 claves del éxito de ‘Juego de tronos’

17/07/2017

¿Qué elementos hacen de la saga ‘Game of Thrones’ un fenómeno que vas más allá de la pequeña pantalla?

Las Palmas de Gran Canaria

Explicar el éxito una vez que ha ocurrido tiene menos mérito que acertar con la fórmula que va a triunfar antes de que ocurra. Sin embargo, con Juego de tronos no es sencillo descubrir cómo es que una ficción creada en Santa Fe, en el estado estadounidense de Nuevo México, con un tercio de la población de la capital grancanaria, arranque el aplauso de millones de personas en todo el mundo. Perdidos (Lost) puede considerarse el antecedente de esta explosión -salvo por el final, obviamente-, pero Juego de tronos tiene sus propias particularidades. Estas son algunas de las claves que podrían dar una pista al respecto.

7 claves del éxito de ‘Juego de tronos’

1. Calidad literaria y emoción. Desde fuera, Juego de tronos parece una simple fantasía épica, con magia, dragones y tópicos de la Edad Media, sin embargo, afirma Alberto Nahum García, profesor de Comunicación Audiovisual de la Universidad de Navarra, «eso no es más que la cáscara de una historia muy bien trabajada, de una altísima calidad literaria en la que los conflictos dramáticos disparan la emoción del espectador, en la que hay un abanico muy amplio de personajes que logran atrapar al espectador para que se implique emocionalmente y que maneja muy bien el shock. Baste recordar que en Juego de tronos hay una mortandad de los protagonistas gigantesca. Es decir, es una serie que mezcla muy bien los conflictos emocionales dejando muy a flor de piel puntos de enganche, administra estupendamente los elementos para jugar con la sorpresa, con lo inesperado, utilizando el shock como giro de la historia, por lo que es una serie que apela muchísimo a emociones muy primarias, aunque no lo digo en el mal sentido», explica el también editor de Emotions in Contemporary TV Series (Palgrave, 2016).

2. Concepto global. «Probablemente es la serie más importante en el contexto actual de las series de televisión», afirma Concepción Cascajosa Virino, profesora titular en el Departamento de Periodismo y Comunicación Audiovisual de la Universidad Carlos III de Madrid y autora de La cultura de las series (Laertes, 2016). La experta en narrativa televisiva y estudios culturales explica que Juego de tronos es una serie que maneja un «concepto global» no solo «por la manera en la que se hace, es decir, que no se rueda únicamente en Estados Unidos, sino que ha ido ampliando sus localizaciones a Irlanda del Norte o España según las temporadas. Eso hace que implique a muchos países y que éstos sientan que tienen que ver con la serie porque se ha rodado allí». Además, ese «concepto global» también tiene que ver con que participen actores y actrices de muchos países, continúa Cascajosa. Y, al mismo tiempo, Juego de tronos hace que el estreno de sus temporadas sea un «acontecimiento» porque se produce al mismo tiempo.

3. Aunar comunidades. Otro de los aspectos que se puede destacar de Juego de tronos es que «consigue aunar dos comunidades, la que era fan de la serie de novelas Canción de hielo y fuego, de George R. R. Martin, y la comunidad fan de la serie de televisión. Ambas convergen», asegura Javier Lozano, profesor de Narrativa y Estética Audiovisual de la Universidad Loyola de Andalucía. Esta unión también se puede ver en otra dimensión, la del «gran público y la crítica», apunta Alberto Nahum García. «Es el típico producto que adora el gran público y que adoran los críticos. Juego de tronos ha conseguido prestigio entre los especialistas», señala. Cierto es que partía con ventaja porque es una serie de televisión de calidad firmada por un sello de calidad, HBO, pero no es una serie de esas profundas sino brutal, que lleva la violencia al extremo, hay sexo, provoca el shock, matan embarazadas, decapitan al padre.... Se sale de la vía de lo establecido y eso, a los críticos, les gusta mucho, por eso ha conseguido esa especie de equilibrio: Gusta a al gran público y, al mismo tiempo la critica la valora», afirma.

7 claves del éxito de ‘Juego de tronos’

4. Varios niveles interpretativos. Una de las características más significativas de Juego de tronos es que puede ser leída en varios niveles interpretativos. Mucha gente simplemente «la disfruta» y se planta ante ella para ver quién se lía con quién o quién se alía con éste o aquel, explica Alberto N. García, pero hay «interpretaciones psicológicas, políticas...». La profesora Concepción Cascajosa coincide con este análisis. «En Juego de tronos pasan cosas extraordinarias: caminantes blancos, dragones, brujas, gente que resucita... Pero el funcionamiento humano es muy realista, es decir, se mueven por pasiones, amor, odio, ambición... Hay un reconocimiento básico del poder, pero también un registro más intelectual del funcionamiento del mismo».

5. Felicidad y conocimiento colectivo. Javier Lozano es artífice, junto a otros dos profesores de una investigación de la Universidad Loyola que revela que los seguidores de series de televisión son personas más felices. Lozano aclara que se refiere no a una felicidad hedonista, sino eudamónica, ligada a las virtudes humanas y al crecimiento personal. A su juicio. Juego de tronos se puede disfrutar como espectador pasivo, esto es, ves el capítulo y se acaba la experiencia, pero entonces «te pierdes 90% de la misma. Hay mucho más. Digamos que si hay varios niveles de fans, el último es el que también produce contenidos, por ejemplo, crea la wikipedia, comenta las teorías sobre tramas y personajes o las discute». De esta forma, añade Lozano, se está «produciendo conocimiento colectivo»

6. Premios. Juego de tronos ha logrado, explica la profesora Cascajosa, romper la «barrera del género», en referencia a la ficción fantásticas. «Le costó mucho ganar el primer Emmy porque tiene esos elementos fantásticos que siempre han sido una dificultad para entrar en el canon de calidad», asegura.

7. Redes sociales. Desde sus inicios Juego de tronos es una serie «muy pegada a las redes sociales». En ese aspecto coinciden todos los expertos. La saga adelanta imágenes y contenidos en Facebook, Twitter, Instagram... La gente comenta los capítulos al mismo tiempo que los ve y, además, hay debates posteriores en ellas. Por otro lado, hay que sumar la ingente cantidad de libros y blogs que se ocupan de las peripecias por lograr el trono de hierro.

7 claves del éxito de ‘Juego de tronos’
Estudio sobre una mina de oro

El negocio que genera televisivamente Juego de tronos es enorme. Cada capítulo de la serie cuesta unos 6 millones de euros de media, pero se supone que la cadena HBO logra ingresos que superan los 100 millones de dólares gracias a ella. Además, la productora estadounidense hace negocio con la venta de los derechos a otras cadenas para su emisión de cada una de las temporadas, sin contar lo que aporta la serie en DVD y Bluray. En este último sistema se estiman unas ventas de más de 10 millones dólares por temporada solo en Estados Unidos. A ello hay que sumar el negocio de las descargas en iTunes o Amazon. ¿Quién dijo que internet mataría la televisión? Estudiar este fenómeno es el objetivo del proyecto de investigación Game of Thrones Project, que pretende recoger la opinión de los espectadores mundiales y reflexionar sobre el papel de los mundos de ficción de fantasía en la sociedad contemporánea. El equipo español está compuesto por investigadores de las universidades de Murcia, Navarra, Pompeu Fabra, San Jorge, Loyola Andalucía y Sevilla. Más información en www.questeros.org

Por otro lado, el éxito de las series de televisión no solo da réditos a través del producto audiovisual. Las localidades que acogen la grabación de algún capítulo de Juego de tronos entran a formar parte de la lista de «lugares que tienes que visitar». Pero la mitomanía puede llegar más lejos: vasos, copas, camisetas, sudaderas, figuras, muñecos, cartas y otros juegos de mesa, mapas... Todo es susceptible de convertirse en plataforma en la que estampar el sello heráldico de los Lannister, los Stark, los Targaryen o los Bolton. Al calor del éxito también aparecen libros, tratados o vídeos que explican los secretos de la serie, adaptan sus conocimientos a distintas materias -hasta a cómo hacer negocios como en Juego de tronos- o intentan explicar distintas teorías políticas y filosóficas basándose en los diálogos de los personajes.