Justin Theroux da vida a Allie en 'La costa de los mosquitos'.

'La costa de los mosquitos': familia anticapitalista a la fuga

Neil Cross adapta para Apple TV+ la novela de Paul Theroux, que ya contó con un largometraje interpretado por Harrison Ford

Iker Cortés
IKER CORTÉS Madrid

Era una de las series más esperadas de Apple TV+ y lo cierto es que en sus primeros compases -de momento hay dos capítulos disponibles de alrededor de una hora de duración- no defrauda, aunque tampoco impresiona. Hablamos de ' La costa de los mosquitos', la nueva adaptación de la novela de Paul Theroux en formato seriado, a cargo de Neil Cross. Allie Fox, al que da vida Justin Theroux -sobrino del autor del libro, por cierto- es un genio incomprendido, un inventor que se gana la vida de mala manera como manitas allá donde le dejan. Vive junto su esposa, Margot ( Melissa George) y sus dos hijos, Dina y Charlie ( Logan Polish y Gabriel Bateman). Ambos los educan en casa, con devoción pero también bajo unas condiciones estrictas: ni teléfonos móviles, ni películas, ni series, ni televisión.

Pero las cosas, económicamente, no parecen ir bien. Tras una presentación del núcleo familiar notable, descubrimos que sobre la casa en la que los Fox viven planea una ejecución hipotecaria. Allie ni siquiera ha logrado patentar la máquina para fabricar hielo utilizando el fuego como energía y están con el agua al cuello. Por si fuera poco, desde hace unos días al inventor lo sigue un coche negro. Al haber sido descubierto, Allie avisa a la familia: tienen abandonar Estados Unidos e irse a México.

Y ese es el gran misterio al que apunta la serie y que ni el espectador ni los chavales conocen. ¿Qué hicieron Allie y Margot para acabar siendo perseguidos por el Gobierno? ¿Por qué no se lo cuentan a sus hijos? Las ferreas convicciones anticonsumistas y anticapitalistas que ambos mantienen parecen ser la clave. Cada tiro de cámara, cada gesto y cada reflexión de Allie van orientadas a poner sobre la mesa el exacerbado consumismo de una sociedad aferrada a un capitalismo feroz, en el que la gente sin recursos se queda fuera, al igual que los que no quieren participar de las reglas del juego. Todo esto genera una tensión con los chavales. Drama familiar, misterio y, sí, algo de thriller, porque las escenas de acción, que las hay, están bien planteadas.

La familia Fox.

Destaca en el conjunto la maravillosa fotografía de Alex Disenhof, cuidada al más nimio detalle y, a menudo, jugando con espectaculares panorámicas a tiro de dron. No es, sin embargo, una sorpresa. Si por algo se está caracterizando Apple TV+ es por dotar a sus pocas series de una estética muy cuidada y muy cinematográfica y aquí se nota también en que ha sido Rupert Wyatt, responsable de 'El origen del planeta de los simios', quien se ha puesto detrás de las cámaras en los dos primeros episodios.

El final del segundo capítulo deja, sin duda, ganas de más. Quizá también porque, llegados a este punto, uno se ha encariñado con esta atípica familia exquisitamente interpretada donde también hay hueco para el humor -el baile que se marcan Melissa George y Logan Polish es para enmarcar-. Una serie a la que habrá que seguir la pista.

Los dos primeros episodios de 'La costa de los mosquitos' están disponibles en Apple TV+.

Vídeo. El tráiler de la serie.