'Madres verdaderas': Cine sensorial sobre la maternidad

Dos mujeres enfrentadas por una adopción protagonizan una historia sobre el destino que explora la maternidad

BORJA CRESPO

Nombre habitual en los grandes festivales cinematográficos, la directora japonesa Naomi Kawase acostumbra a cosechar buenas críticas con sus trabajos: retratos ejercidos con mimo que bucean en las emociones, preocupándose por la intimidad y la búsqueda de la identidad, con 'Aguas tranquilas' a la cabeza. 'Madres verdaderas' pudo verse en Cannes, Toronto y San Sebastián, eventos que acogen con los brazos abiertos un cine que apela a los sentimientos. Una pareja decide adoptar un bebé, pero el nuevo equilibrio familiar se ve roto cuando una chica desconocida dice ser la madre biológica de la criatura y la reclama tiempo después, atendiendo a sus derechos. La película busca cierto preciosismo en sus imágenes, moviéndose en esa fina línea entre el melodrama sensiblero y la lírica visual. «Mientras filmo, hay un momento en el que me conmuevo hasta llorar», comenta la cineasta, también fotógrafa. «Ese momento llega cuando los actores están viviendo la vida de los personajes como son, y cuando incluso expresan las emociones más allá del guion. Realmente me doy cuenta de lo extraño que me resulta. Los actores son increíbles, están vivos, están respirando».

'Madres verdaderas' se ha rodado en varios lugares singulares de Japón, con mar, ciudad y bosque, «como si memorizáramos un viaje, a través de las estaciones del año y del carácter de cada ciudad». La manera de filmar el paisaje forma parte de una narrativa al servicio de una historia preocupada por nuestro lado humano. «Un matrimonio recibe el hijo que anhelaba y que no llegaba por cosas del destino», relata Kawase. «Esta historia explica precisamente cómo forjarse el destino. Como si el mundo, después de la lluvia, fuera purificado por una luz radiante.

Todo el mundo es el 'hijo' de alguien y ha nacido de una 'madre'. Por este motivo, el núcleo de esta historia sacude el corazón del público. Ahí yace el origen del mundo, visto por alguien que cree en que este mundo es genuinamente hermoso».

El sentido de la mirada y el devenir del tiempo, la fragilidad de nuestra existencia, están habitualmente en el punto de mira de Kawase, directora de 'Una Pastelería en Tokio', deliciosa propuesta que se presentó en la sección 'Un certain regard' del festival de Cannes en 2015. El filme, para el sector más crítico de la prensa especializada un paso hacia la comercialidad para la autora oriental, contaba la relación entre el propietario de una pastelería en Tokio y una anciana que se ofrece a colaborar en el establecimiento. 'Madres verdaderas' se basa en un libro de Mizuki Tsujimura. «Cuando leí la novela original, me impresionó profundamente el camino poco común que siguieron estos dos personajes principales», describe la cineasta, también responsable de 'Hacia la luz'. «Una mujer que aceptó su destino de no poder tener hijos por culpa de su esposo, y una joven que accidentalmente quedó embarazada de un hijo al que realmente amaba. Dos mujeres que están en polos completamente opuestos y un niño que las enfrenta».

«Hasta que leí esta historia, no sabía nada de la adopción plenaria y cómo este sistema ayuda a mantener muchas vidas, transfiriendo la custodia del niño hacia la nueva madre y rompiendo toda relación biológica inicial», señala Kawase. «La elección que hacen estos dos personajes es tratada como un secreto que nadie debería conocer. Y para mí, este hecho suscitó no solo una duda sino un fuerte sentimiento cercano a la ira. Esta historia incluye algunos mensajes importantes para nuestros días y creo que ahora es el momento de convertirla en una película».