Un fotograma de la película.

'La fotógrafa de Monte Verità': desde la utopía

La necesidad de realizarse como mujer y artista lleva a la protagonista de este estreno a recluirse en un lugar muy especial, conviviendo con una comunidad utópica

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Drama basado en hechos reales, también situado a comienzos del siglo XX, coincidiendo este fin de semana con otro estreno de la misma época, 'Maria Chapdelaine', como si se hubiesen puesto de acuerdo. 'La fotógrafa de Monte Verità' trascurre en 1906, con el peso de la acción en las vivencias de una joven madre que pretende abrirse camino en una realidad marcada por la angustia y la esperanza. En su búsqueda recae en un lugar muy peculiar de Monte Verità, en Suiza, rodeada de naturaleza, donde da rienda suelta a su talento artístico. Mientras se encuentra a sí misma, le pesa el sentimiento de culpa, al haber dejado a su familia atrás. Stefan Jäger ('Hello Goodbye'), director del Departamento de Guión de la Universidad de las Artes de Zúrich y miembro de las academias de cine europea y suiza, firma una obra bien documentada, gracias a varios filmes en formato documental y libros sobre Monte Verità, cuna de diversos fenómenos culturales, que inspiraron la investigación. El historiador Andreas Schwab ('Monte Verità - Sanatorium der Sehnsucht') participó como asesor, con valiosas aportaciones sobre un espacio que acogió a una singular comunidades.

Vídeo.

«Quiero llevar a los espectadores emocionalmente al personaje principal de la película, acompañarla a Monte Verità y permitirles sumergirse en un mundo que fue fundado por una pareja de idealistas con el objetivo de permitir la recuperación (psicológica y física) de cada individuo para, al final, poder darse cuenta de sí mismos», explica el director. «Al hacerlo quiero llegar a todos los géneros e identidades, porque nuestras preguntas son universales, inmediatas y actuales». 'La fotógrafa de Monte Verità', rodada durante la pandemia, responde a interesantes cuestiones filosóficas con un empaque reseñable y defiende los derechos de las mujeres con una mirada personal que entronca con la actualidad. Vivir en armonía con la naturaleza, maneras de sanar el alma o la nutrición en nuestro bienestar son algunos temas presentes en el esbozo de de una sociedad utópica. «Quiero que se conmuevan con esta historia de una mujer fuerte», afirma Jäger. «Pero también que se dejen llevar por una fase fascinante de la historia suiza, poco después de la fundación del sanatorio de Monte Verità, en el que un pequeño pueblo cerca de Locarno creó un furor mundial que todavía resuena hoy». Maresi Riegner, vista en 'The Royal Game' -disponible en Filmin-, protagoniza un proyecto que retrata «un lugar que irradia algo muy poderoso», señala la actriz. «Hay una energía fuerte pero también paz y una gran magia. Ver y experimentar las huellas de ese tiempo con tanta inmediatez me conmovió. La naturaleza salvaje también me recordó mi propia infancia. Crecí junto al Danubio, con sus prados. Para mí ese siempre fue un lugar poderoso: los árboles silvestres, el agua, el viento... Junto a todo eso, en Monte Verità también sentí todo lo que debió pasar allí en el siglo pasado y cuánta energía creativa aún se almacena allí hoy. La película, a mis ojos, cuenta una historia muy moderna. Para muchas mujeres que tienen un sueño, es exactamente lo mismo hoy que entonces. Todavía están siendo reducidas a su papel de madres. Y si las mujeres quieren vivir como artistas, tienen un camino mucho más pedregoso por delante que los hombres. Por otro lado, la forma de vida en Monte Verità es muy moderna: comida vegana, igualdad entre la mujer y el hombre, la forma de la libertad, el amor libre y cualquier tipo de amor como uno lo vive, sin juzgarlo, pero teniendo la libertad de decidir. Para mí, todo eso no puede ser más moderno».