Borrar

'Demonic': ¿horror experimental?

Dirigida por Neill Blomkamp, responsable de 'Distrito 9', esta cinta de terror de presupuesto modesto recibió una acogida desastrosa en Sitges a pesar de contar con algún curioso hallazgo

Jueves, 9 de diciembre 2021

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La trayectoria de Neill Blomkamp empezó fuerte. Su ópera prima, 'Distrito 9', partía de un cortometraje, un falso documental de bajo presupuesto titulado 'Alive in Jo'burg' que se rodó en un barrio de chabolas de Johannesburgo y tuvo cierto revuelo en festivales hasta el punto de que el mismísimo Peter Jackson se fijó en él y decidió ejercer de padrino de una carrera tras la cámara que, inexplicablemente, va dando bandazos, como si al responsable de 'Elysium' no le funcionase el talento si no cuenta con grandes medios. 'Demonic', su última apuesta, es una película de terror de presupuesto ajustado que falla estrepitosamente en su cometido, pero cuenta con algún hallazgo interesante que el cineasta sudafricano no aprovecha al 100 %, dejando una puerta abierta para que la idea sea explotada en futuras propuestas.

Cuando mejor funciona el filme es cuando se adentra en un mundo virtual, parecido a Los Sims, inquietante y sobrenatural, que no tiene apenas recorrido en el desenlace de la trama. La protagonista se comunica con su madre, una asesina en serie en estado catatónico, adentrándose en su mente con un extraño método de tecnología experimental que deriva en un tour pesadillesco e infernal. Quizás su progenitora está poseída por un ente demoníaco capaz de extenderse como un virus con el fin de acabar con nuestra especie.

'Demonic' es una película de horror de trama minimalista, un relato para no dormir filmado con pocos medios que convenció poco a los aficionados al género a su paso por el Festival de Sitges. Su pobre puesta en escena no ayuda a atrapar al espectador, tampoco un reparto poco inspirado y algunas decisiones de dirección dignas de un telefilme de sobremesa. El resultado confirma la teoría de aque algunos realizadores pueden perderse formalmente cuando no tienen a un gran equipo detrás y se alejan del mainstream. Mientras 'Distrito 9' supuso un soplo de aire fresco en el terreno del fantástico, especialmente por su estética y los temas que abordaba en clave metafórica, en esta ocasión tira de clichés para abordar una historia oscura que atrae cuando comienza a andar, a pesar de su empaque, pero termina siendo un cajón de sastre.

Una inquietante imagen de 'Demonic'.
Una inquietante imagen de 'Demonic'.

No hay lugar para el tono de parábola social como característica loable en los anteriores trabajos de Blomkamp ni el marcado espíritu de serie B que se respira en 'Oats Studios', una curiosa antología de cortometrajes adscritos al terror y la ciencia-ficción que también lleva su firma. Estrenada en Netflix -también disponibles en YouTube de manera gratuita- hace unas semanas, algunos cortos de este proyecto audiovisual se antojan teasers o fragmentos de una película que requiere demos técnicas de los efectos visuales para vender sus imágenes.

'Demonic', rodada durante la pandemia en secreto -probablemente para que Blomkamp se quitase la espinita del rechazo a su iniciativa de adaptar 'Alien'-, está protagonizada por Carly Pope ('Elysium'), Chris William Martin ('Asesinato Sin Resolver') y Michael J Rogers ('Tierra de Sospecha'). Dejando a un lado su discutible forma, la película puede entenderse como un experimento visual de interés que no alcanza su objetivo, pero lo acaricia y abre las puertas a una visión rompedora que merece mayor atención por otra vía. En el mundo virtual consigue lo que no alcanza en la imagen real.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios