Un fotograma de 'Las apariencias'.

'Las apariencias', un enredo elegante

En un entorno notablemente burgués, donde las conversaciones frívolas mandan, crece este thriller emocional bien interpretado que propone un baile de máscaras. Efectivamente, las apariencias engañan

Borja Crespo
BORJA CRESPO

Tal y como comienza, 'Las apariencias' puede parece un drama romántico a simple vista, incluso una comedia sofisticada, pero deviene un intenso thriller emocional donde, acorde al título, nada es lo que parece. Las apariencias engañan, lo deja bien claro Marc Fitoussi ('Luces de París') en los primeros compases de esta sentida adaptación del bestseller 'Engaño', escrito por Karin Alvtegen, apostando por encuadres y movimientos de cámara donde los personajes principales se reflejan en espejos y cristales. Su otra cara está ahí, subraya el reverso misterioso, ¿quién no esconde secretos? La desconfianza crece en un entorno familiar ideal. Un matrimonio francés, residente en Viena, son la viva imagen de la felicidad. Forman parte de un círculo burgués donde las apariencias son prioridad y reina la hipocresía. Su particular castillo de naipes se tambalea cuando aparecen signos de una posible infidelidad en la pareja, revés que se torna pesadilla al irrumpir en escena el resto del reparto con peso en la trama, también con su lado oculto. Karin Viard ('La familia Bélier'), Benjamin Biolay ('Marguerite Duras. París 1944'), Laetitia Dosch ('Una pequeña mentira') y Lucas Englander ('Catalina la Grande') completan el casting principal.

'Las apariencias' se permite navegar entre géneros. Burbujea cierto sentido del humor en su córtex, narra a conciencia y está rodada con gusto. Algún giro en el argumento se torna previsible, pero encaja en el ritmo sin partirlo. La labor interpretativa sobresale en su conjunto, con una Viarda exultante, expresiva y voluble. Su personaje es capaz de cautivar a la audiencia, de resultar entrañable, a pesar de su comportamiento irracional, a ratos mezquino. La sombra del maestro Claude Chabrol es alargada, afortunadamente, referencia inevitable a la hora de hablar de un estreno recomendable que maneja con elegancia el enredo.