Primera plana

Una de las tantas encuestas

08/10/2019

Estos días están saliendo sondeos prácticamente a diario y a medida que se acerque el 10N irá a más, dejando a un lado las últimas jornadas de la campaña electoral en las que teóricamente no se puede publicar encuestas, y digo en teoría porque ya se ha puesto de moda las llamadas andorranas del mercado de la fruta que corren en internet como la pólvora. Con todo, el pasado fin de semana La Voz de Galicia publicó una que se ciñe a la comunidad autónoma gallega (la semana anterior lo hizo para todo el país) que puede valer como termómetro de cómo está la tendencia sociopolítica. Por supuesto, no se vota igual en Galicia que en La Rioja o en Murcia. Pero Galicia tiene claves interesantes: reparte en total 23 escaños, las provincias del interior son más conservadores y dadas al bipartidismo que las dos atlánticas y hay presencia de un partido nacionalista sin llegar a la consolidación vasca y catalana, se trata del Bloque Nacionalista Galego (BNG).

El PP sería el partido más votado en las cuatro circunscripciones gallegas. Y de 9 diputados pasaría a 10. Mientras tanto, el PSOE perdería 2 escaños (de 10 bajaría a 8 actas) con un retroceso en voto de casi 6 puntos porcentuales: del 32,1% del 28A cedería hasta el 26,4%. Ciudadanos desaparece por completo. Podemos se queda igual, con 2 diputados. Más País engancha con dos escaños de una tacada, aún no se sabía en el momento de la confección de la encuesta que Carolina Bescansa encabezaría la lista por A Coruña. Y BNG volvería después de muchos años al Congreso de los Diputados, que vendría a representar en el universo canario del sistema de partidos a Nueva Canarias y el escaño de Pedro Quevedo.

Si esto es así, vaticinaría que la victoria del PSOE en el resto del país (en aquellas circunscripciones más progresistas) no sería tan cómoda. Y que la propensión nacional apunta a un ajuste y acercamiento entre el PSOE y PP. Ganaría el PSOE pero estaríamos en las mismas, con un triunfo pírrico que supondría un enorme regalo al PP. ¿Qué ha ganado el PSOE forzando la repetición electoral?

En Galicia el voto en las ciudades es mayoritariamente para las izquierdas y en el campo e interior para el PP. En Andalucía ocurre justo al revés: los populares ganan tradicionalmente en las capitales de provincia y el feudo socialista reside en los pueblos y ciudades medianas. Por eso este sondeo, incluso desde una mirada canaria, conviene traer a colación sin que todavía haya arrancado la campaña.

Por cierto, un último apunte: el domingo la ultraderecha entró por primera vez en el Parlamento luso. Y en Portugal hubo, como en España, una larga dictadura que, eso sí, no vino precedida por una Guerra Civil y su final fue gracias a una revolución y no a un pacto entre las élites franquistas y la oposición. Por lo tanto, Vox ha venido para quedarse. Y la política se torna más compleja e inestable.