Tribuna libre

Si me dieran a elegir

05/04/2020

Si me dieran a elegir me quedaría con la España de los balcones, esa España que resiste y sale cada día agradecida y unida a aplaudir a todas las personas que trabajan con valentía y dedicación para cuidarnos y protegernos de ese virus que tantas vidas nos está arrebatando. Y dedican sus aplausos al personal sanitario que con total entrega y vocación trabaja sin descanso para salvar nuestras vidas y para evitar el sufrimiento y dolor de todas las personas que enferman a diario.

Aplauden también a los cuerpos y fuerzas de seguridad que colaboran en las tareas de protección; a las personas que nos abastecen de alimentos y medicamentos; al personal de servicios públicos que mantiene la limpieza en nuestras calles e instalaciones y a nuestros menores y jóvenes que con tanto civismo y paciencia aguantan sin perder el ánimo esperando el día que podamos recuperar la normalidad.

Si me dieran a elegir me quedo con la España solidaria y generosa que arrima el hombro de forma altruista y comparte con empatía su trabajo, su tiempo y sobre todo su cariño, y con la España de la imaginación que con sus gestos de creatividad nos arrancan una sonrisa y nos ayuda a mantener la alegría. Me quedo con la España luchadora que se crece ante las adversidades y pelea con todas sus fuerzas y energías para ganar la batalla al virus. Prefiero esa España, la de la esperanza y la fortaleza mental que mantiene la moral alta y hace camino al andar, la que ha sabido salir adelante después de haber librado mil batallas.

Si me dieran a elegir me quedo con la España que representan esos grupos políticos que han aparcado las diferencias y han entendido que esta guerra no va de siglas ni de ideologías, y que debemos luchar juntos y unidos contra el enemigo, que es el virus y no el gobierno. Yo elijo quedarme con esa España para ganar la batalla al virus porque para la otra no tengo ni tiempo, ni energía que perder. Para la España que intoxica, contamina, miente y lanza bulos, aprovecha la crisis para atacar a los gobiernos y utiliza a las víctimas de esta pandemia para beneficio propio y sacar rentabilidad política de esta tragedia.

Esa España de los falsos expertos que aparentan entender de todo en las redes sociales, pero que en realidad no saben de nada, más que de criticar a quienes trabajan para salvar nuestras vidas. Para esos que se creen tan listos y ni si quiera se han dado cuenta de que esta guerra va de salvar vidas y evitar perderlas en la soledad de un hospital sin poder despedirte de tus seres queridos. A esa España les digo que dejen de estorbar y dejen trabajar a quienes realmente nos van a sacar de esta situación.

Y, aunque no hay manuales ni fórmulas mágicas para resolver esta situación y nadie tiene la certeza absoluta en estos tiempos, ni los que están al frente de la gestión de la crisis, ni los que critican constantemente a los gobernantes.

Si me dieran a elegir a quien quiero al frente de la gestión de esta pandemia global, elegiría a los gobiernos que tenemos en España y en Canarias, gobiernos sensibles con los problemas de los ciudadanos y que protegen a los más vulnerables para no dejar a nadie atrás, gobiernos que no dan la espalda a nuestros mayores y les tienden la mano para ayudarles a seguir adelante, gobiernos que luchan contra un adversario invisible, letal y desconocido y que con aciertos y errores toma medidas para acabar con este tsunami que nos está arrebatando miles de vidas y dejando millones de víctimas en nuestro país.

Si me dieran a elegir preferiría que, cuando pase esta tormenta y nos volvamos a encontrar, nos podamos ver todas y todos de nuevo sin que falte nadie, pero eso depende de cada uno de nosotros y nosotras. Ahora, más que nunca, nuestra vida y nuestro futuro está en nuestras manos y depende de nosotros mismos conservarla o perderla, porque la mejor forma de sobrevivir al coronavirus es evitando el contagio y para eso debemos protegernos. Si me dan a elegir, yo elijo vivir.